El SEO, o posicionamiento web, se ha consolidado en los últimos años como uno de los sistema de referencia para el marketing online. La visibilidad que da aparecer en los primeros resultados de Google, junto a la predisposición psicológica positiva para el cliente al entrar en una página que ha buscado él/ella, en vez de en un anuncio, hacen de este sistema una gran apuesta para conseguir nuevos clientes.

Pero los posicionamientos no siempre son exitosos. A veces la competencia es inabordable. A veces, apareces el primero y no recibes tráfico. A veces recibes tráfico pero no consigues una sola venta. A veces, por más que inviertas, no consigues escalar posiciones. ¿Por qué ocurre esto? ¿Y cómo puedes evitarlo?

Aquí tienes algunas claves.

 

Debes tener un plan

posicionamiento web¿No recuerdas la sonrisa de satisfacción de Hannibal Smith?

Sí, cuando los planes salen bien es fantástico. Pero para que un plan salga bien, primero debes tener uno. Lo contrario es esperar a que te toque la lotería sin siquiera comprar un décimo.

Hablamos de un plan de marketing, claro, o al menos una planificación, si no queremos ponernos estupendos.

 

¿Qué es lo que quieres? Se supone que tráfico, pero, ¿sólo vas a hacer SEO? ¿O vas a lanzar también un blog, o quizá te aventurarás en las redes sociales?

 

¿Qué objetivos te marcas? ¿Llegar al nº 1 para tu keyword favorita? ¿Conseguir X visitas mensuales?

¿Cuánto puedes/vas a invertir en ello? Porque el posicionamiento es un sistema progresivo y acumulativo, pero sus resultados no quedan escritos en piedra. Si haces posicionamiento durante dos meses, luego lo dejas otros dos o tres, y luego vuelves, no volverás al punto en el que lo dejaste, sino más abajo, porque tu competencia en ese tiempo también ha invertido, ha generado nuevos contenidos, ha hecho los deberes y te han sobrepasado.

Por desgracia, muchas empresas invierten en marketing online sin una idea clara de lo que quieren. A veces contratan servicios a lo loco (¡SEO, newsletter, redes, todo! ¡Así seguro que conseguiré clientes!) y cuando al mes o dos no ha recuperado todavía su inversión, se le ha agotado el presupuesto y tiene que cancelarlo todo (cortando de raíz los progresos hechos, que habrían dado sus frutos poco más adelante). Y hoy en día, ninguna empresa puede permitirse jugar a lo loco con el dinero.

Por lo tanto, para sacarle rendimiento hasta al último euro invertido en posicionamiento (como en cualquier otro sistema), es preciso tener una idea, por lo menos aproximada, de lo que quieres.

 

Escoge bien las keywords

Parece muy obvio, pero nunca lo repetiremos lo suficiente. La elección de la keyword lo es TODO. En este blog hemos hablado ya sobre ello en diferentes artículos:

posicionamiento web

Busca y rebusca hasta dar con la palabra adecuada

Y es que las palabras clave no se escogen al azar, ni la que te parece mejor a primera vista ha de ser necesariamente la más adecuada, o la más rentable. Tienes que hacer tus cálculos, comparar competencia, búsquedas mensuales aproximadas… Existen herramientas que te ayudarán, pero si no tienes claro el asunto, consúltalo con la empresa o el profesional que vaya a encargarse. Eso si es que no lo ofrecen ya en su servicio (como hacemos nosotros, por ejemplo).

Cuida tu web

El posicionamiento atrae el tráfico, pero la venta la hace tu web. Si tu web no está todo lo cuidada que debiera, no venderás más, y todo ese tráfico resultará inútil. Por lo tanto, atención a todos los detalles: el diseño, tu presentación, la presentación del producto, el copy, las llamadas a la acción… y dentro de esto va incluido el siguiente punto.

 

Optimiza tu web

Puede que aún pienses que hacer posicionamiento consiste en poner un montón de enlaces y para de contar, pero eso hace siglos que dejó de ser útil, y de hecho el proceso es cada día más complejo. Hay mil factores que Google tiene en cuenta a la hora de asignar una posición, y uno de los más importantes es que sigas sus directrices para webmasters. Y, en general, que no haya nada en la web que no le guste al todopoderoso buscador.

Esto requiere hacer un análisis de la página a posicionar, subsanar lo que esté mal, y mejorar lo que ya esté bien. Es lo que llamamos “optimización”, y es indispensable para posicionar. De lo contrario, nadarás contra corriente y te será más difícil escalar en el ranking, si es que escalas.

Los aspectos técnicos, nuevamente, son cosa del profesional que vaya a encargarse. Pero tú también puedes meter mano: aquí tienes algunas recomendaciones.

En cualquier caso, esa optimización es necesaria antes de empezar el posicionamiento, para que el ascenso sea lo más fluido posible.

posicionamiento web

¡Que tu posicionamiento no se convierta en esto!

Con estas cuatro cosas controladas, tu experiencia con el posicionamiento web será mucho más fructífera, y le estarás sacando más partido a la inversión.

¡Que nunca se le saca el suficiente!