La elección de las palabras clave es uno de los aspectos más delicados del posicionamiento web. Toda la estrategia de SEO que se realice a posteriori está basada en las palabras clave escogidas. Y por tanto, si no acertamos al elegirlas, gastaremos munición disparando al aire.

Definiendo el concepto

Errores en palabras clave

Para escoger buenas keywords, debemos comprender qué son realmente

Un sabio gallego dijo una vez que “el concepto es el concepto”. Una sentencia con extraños aires de kōan zen que, bromas aparte, a veces deberíamos tomar más en serio. Porque hay momentos en los que debemos ir directos al concepto. Y la elección de las palabras clave es uno de esos momentos.

La palabra clave, o keyword, es aquella palabra por la que quieres ser encontrado. Y quien dice “palabra” dice “palabras”:

“Alquiler de coches”

“Hosting web”

“Carpintería Valencia”

“Bufete abogados Bilbao”

Estas cuatro keywords de arriba tienen una cosa en común: que son un concepto. Una idea. Un deseo. Una pregunta.

Una pareja está cenando fuera y planeando un viaje a donde sea, y deciden que quieren ir por su cuenta alquilando un coche. Y llegan a casa y lo primero que hacen es entrar en Google. “Alquiler de coches”, escriben. Si la escogiste y la trabajaste, tú serás la respuesta a su pregunta. ¿Y si no la escogiste?

Errores comunes

Errores en palabras clave

Si conseguimos esquivar los errores más comunes ya tendremos mucho ganado

Con las keywords es fácil caer en las sutiles trampas del lenguaje. Existen una serie de errores y tics comunes que deberías prevenir:

  • La jerga propia: la forma de expresarse es importante en el posicionamiento. A veces, nos obcecamos con expresiones que manejamos en nuestros propios sectores profesionales, olvidando que no tienen por qué ser las que más usan nuestros potenciales clientes. Así que cuando vayas a escoger las keywords que definan, por ejemplo, algún servicio o producto, no utilices las que utilizarías tú, sino las que escribiría en el buscador un lego en la materia. Si ambas coinciden, perfecto. Si no, ya sabes.

 

  • La jerga ajena: no todos hablamos igual. En las grandes unidades culturales (un país, una región lingüística) lo normal es que todos utilicemos las mismas expresiones, pero incluso en una misma ciudad se utilizarán expresiones diferentes para un mismo concepto en función de la extracción social o el bagaje cultural. Así que a la hora de escoger las keywords, es fundamental pensar en nuestro público objetivo y en cómo hablan las personas a las que queremos llegar. El ejemplo extremo de esto sería una web de alquiler de coches que escoja como keywords “alquiler de coches” para anunciarse en México. Dado que allí se expresa como “renta de autos”, la keyword no solo sería inútil tal cual la escogimos, sino que provocaría equívocos entre usuarios tanto españoles como mexicanos.

 

  • Una sola palabra: posicionar como keyword una única palabra es complicado, y en muchos casos, poco recomendable. Una palabra a secas es un concepto menos definido que una expresión de tres palabras. No es lo mismo “vuelos” que “vuelos baratos”. No es lo mismo “hosting” que “hosting web barato”. Y no es lo mismo “abogados” que “abogados en Granada”. Eso no quiere decir que sea imposible o inútil posicionar una sola palabra, pero la competencia es gigantesca (ver el punto inferior) y para la mayoría de empresas supondría un enorme esfuerzo cuya recompensa no está tan clara… sobretodo porque la eficacia de las “long-tail keywords” (como se conoce a estas expresiones más largas) está comprobada: afinan más ante el target y tienen menos competencia.
  • Alta competencia: lo de la competencia es algo que debemos tener en cuenta. No podemos volcar todos los esfuerzos en keywords de baja competencia, porque llegaremos a menos gente. Pero tampoco conviene echar toda la carne en el asador de las keywords con más competencia, porque el esfuerzo de posicionamiento será mucho mayor y los resultados no siempre serán equivalentes. En la mayoría de los casos (evidentemente, esto depende de la empresa y los conceptos a posicionar) la mejor estrategia es buscar un perfil medio, con keywords populares que muevan tráfico sin entrar de lleno en una guerra donde ya luchan ejércitos enormes.

Existen varias herramientas para analizar keywords, algunas proporcionadas por el mismo Google. Son herramientas que podrán ayudarte en la selección de las mismas, aunque si somos legos en la materia, la parte técnica podemos dejársela a los profesionales que vayan a realizar el posicionamiento. Sin embargo, los conceptos lingüísticos no necesitan mayor herramienta que tu conocimiento del sector y de tus potenciales clientes.

Así pues, cuando plantees tus palabras clave, recuerda estos errores comunes y siempre, siempre, acude al concepto.