Hoy en día son más de dos mil billones de usuarios los que tienen acceso a un ordenador con Internet, y diariamente se realizan más de un billón de búsquedas en un motor como el de Google. Si consideramos que la mayor parte de los usuarios quedan “satisfechos” con los primeros resultados (y por tanto, contra más “abajo” estamos, menos volumen de visitas iremos recibiendo), la utilidad de un sistema como el posicionamiento web queda fuera de toda duda.

Para el correcto desarrollo de este sistema es preciso, sin embargo, realizar algunos cambios puntuales e incluso conceptuales. Y si bien existen infinidad de artículos con colecciones de “tips” y aspectos concretos, hoy queremos centrarnos en tres focos que a veces pasan desapercibidos y que tienen una importancia nada desdeñable.

1. Utilización de texto en detrimento de las imágenes

imagenes para posicionamiento

Disponemos de millones de imagenes para poner en nuestra web, pero, ¿estaremos complicándole la vida a Google?

El diseño de una página web viene siendo uno de los factores determinantes para llamar la atención de los usuarios. Para ello, lo más rentable es hacer uso de imágenes y colores agradables que hagan sentir al cliente lo suficientemente cómodo como para poder pensar en lo que estamos ofreciendo.

Esto, sin embargo, puede convertirse en un arma de doble filo, y es que si bien al tratar con imágenes podemos contar con una mayor facilidad de diseño, estaremos perdiendo una fantástica oportunidad para aumentar nuestro posicionamiento dentro de los directorios.

La razón de esta penalización es que los robots que se encargan de rastrear las palabras clave, no pueden leer el contenido de una imagen, por lo que es estrictamente esencial hacer uso de hojas de estilo (CSS) y códigos HTML para poder presentar la información de una forma visual agradable, y a su vez, no perder la posibilidad de ser indexados por los propios directorios.

2. Una buena estructuración de nuestro sitio web.

estructura web compleja

Si complicamos demasiado la estructura afectaremos negativamente a nuestro posicionamiento

Existen muchas páginas web cuya estructura es bastante compleja debido a la temática relacionada. Esto, sin embargo, no debe convertirse en una excusa, y es que si no prestamos atención a este aspecto, difícilmente seremos tenidos en cuenta por parte de estos robots que mencionábamos anteriormente.

No bastará con organizar nuestro sitio web de forma que el usuario final sea capaz de encontrar lo que busca, ya que si no presentamos una estructura lo suficientemente robusta, tampoco servirá de nada.

Para lograr un buen resultado en este sentido, es altamente recomendable hacer uso de ficheros XML que contengan la estructura lineal de todo nuestro sitio, de forma que un robot de rastreo sea capaz de leerlo y entenderlo para su posterior indexación. Esto, a pesar de ser una práctica poco común, es muy importante para lograr el resultado más óptimo posible.

3. Optimización de la velocidad de carga del sitio

La velocidad de carga de una página web tiene un impacto negativo en la indexación de Google. Desde la aparición del nuevo algoritmo Panda y, posteriormente, con la de Penguin, este factor es muy valorado por parte del directorio más grande de Internet. Y es que cuando un motor de búsqueda rastreaba la información sobre una determinada palabra clave, la respuesta de muchas webs se hacía derogar, por lo que los recursos se colapsaban y las búsquedas podían ser más inestables para los propios usuarios. Así, tras unas pequeñas modificaciones en el propio algoritmo, se acabó premiando más a un sitio cuyas páginas respondieran en un tiempo prudencial que a aquellas que no fueran capaces de mantenerse a la altura de las expectativas.

Optimizar web

Mejorar la velocidad de carga de tu web es una optimización importante

También cabe tener en cuenta que la era en la que vivimos hoy en día, con la última tecnología basada en la movilidad, se hace mucho más importante la potencia de un equipo y la posibilidad de obtener la información requerida lo más rápido posible, de forma que podamos acceder a todas las prestaciones y a todos los datos que necesitemos en un par de segundos para no tener que interrumpir nuestro movimiento. Esto no sólo es aplicable al hardware de un determinado dispositivo, sino que también lo es a las propias páginas y aplicaciones que deben contar con una interfaz ligera e intuitiva.

Para optimizar al máximo este factor de nuestra propia web, podemos hacer uso de una herramienta muy común en este sentido. Concretamente de WebPageTest.org, que se encarga de testear todo un sitio completo para ver en qué lugares contamos con un mayor índice de esperas y en qué páginas debemos actuar lo antes posible.

Estas tres piedras de toque no son las únicas ni exclusivas, claro. Hay muchos más aspectos a considerar. Algunos, los hemos visto ya. Otros, se nos irán revelando a lo largo del año 2013. Que todos intuimos será movidito.