Mejorar SEO

Sin saber nada de SEO podemos aplicar ciertas técnicas que mejorarán nuestro SEO

Internet es un banco de información infinito y universal. Es decir, para acceder a sus contenidos, sólo necesitas una conexión. Ni formación, ni acreditación, ni nada en absoluto más que un contrato con la operadora de turno. Ese acceso universal a la información ha llevado a una “democratización” del saber. Cada vez más, gracias a internet, todos podemos aprender a hacer de todo.

Antes, para diseñar una página web, acudías a un diseñador como el soldado medieval acudía al herrero, fascinados ante su saber arcano que le permitía crear algo bello de un material incomprensible (en nuestro caso, el código de programación). Hoy existen cincuenta manuales interactivos, plantillas y pre-diseños para que cualquiera pueda hacerse un website.

Con la publicidad ha ocurrido lo mismo. Para publicitarte, antes, tenías que contratar anuncios, incluso en internet. Sólo existía eso y el boca-oreja. Pero la aparición del SEO iba a cambiarlo todo.

El SEO como sistema

Estas siglas mágicas significan Search Engine Optimizer, y en eso consisten: en una optimización orientada hacia los motores de búsqueda. Consiste en una serie de técnicas y ayudas que lanzan tu website hacia los primeros resultados del buscador (normalmente, Google). La enorme cantidad de visitas que trae un buen resultado en Google, sumado a la calidad de las mismas (en el momento en que te estaban buscando, es porque algo quieren) y a la larga duración de los resultados de las campañas de posicionamiento, han consolidado el SEO como algo más que una técnica alternativa a la publicidad tradicional. En cierto modo, el éxito del SEO responde a los tiempos y a las nuevas generaciones: internautas que no confían en los anuncios, que están hartos de la publicidad, que saben lo que quieren y por tanto, lo buscan, desechando lo demás.

Brico-SEO-manía

Bricolaje

Las técnicas SEO son sencillas, al menos a la hora de explicarlas: conseguir buenos links, aumentar la densidad de las keywords… son trucos que encontrarás en cualquier foro y que con una mínima noción de redes puedes tratar de implementar por tu cuenta. Sin embargo, esta tendencia al hágalo-usted-mismo en plan Bricomanía (tan deseable en plena crisis) conlleva ciertos peligros: errar al aplicar las técnicas conocidas, haberlas interpretado mal, no saber implementarlas, o haber hecho caso de información desactualizada: la última actualización Google Penguin le ha dado la vuelta por completo a la forma de optimizar una web tanto en el offpage como en el onpage.

Así pues, la realidad se obstina nuevamente en ponernos en nuestro sitio: si quieres mejorar la posición de un blog personal, puedes hacer todos los experimentos que quieras. Pero si hablamos de un website profesional, una web de empresa, hay que buscar a un profesional serio que nos haga el posicionamiento, igual que buscaríamos a uno que nos diseñe una web seria (aunque nosotros sepamos trastear una plantilla).

El error de muchos emprendedores, cuando llegan a esta misma conclusión, es abandonarse. “Que lo hagan ellos que para eso les pago”, piensan. Pero no debes confundirte: que el posicionamiento profesional te lo haga un técnico es una cosa, y que tú te quedes de brazos cruzados otra muy distinta.

Tres posibilidades para mejorar el SEO cuando no tienes ni idea de SEO

  1. La planificación. Si eres un emprendedor y no estás habituado a planificar, ni todo el SEO del mundo podrá salvar tu negocio. La previsión es fundamental para el desarrollo de cualquier empresa, y esto debemos aplicarlo a la publicidad que queramos darle. Existen una serie de preguntas que debes hacerte antes de contratar nada. ¿De cuánto dinero dispongo para gastar a lo largo del año? ¿Puedo gastarlo de golpe o debería repartirlo con cuidado? ¿Quiénes son mis clientes potenciales? ¿A quién quiero llegar? ¿Para qué? ¿Necesito tráfico rápido, o necesito tráfico útil? ¿O quizá ambas cosas? ¿Cuáles deberían ser mis keywords principales, por qué quiero ser conocido? Aunque a alguno le parezca un intangible, no da los mismos resultados empezar una campaña de posicionamiento con los objetivos claros, que contactar a un profesional y decirle “tengo una empresa de distribución de materiales en Alicante y quiero ser el primero en Google”. Recuerda que las posiciones no se pueden “comprar”.
  2. La socialización. Aunque no te gusten las redes sociales, debes estar en ellas. Si te sobrara el dinero, podrías contratar a un community manager, pero si intentabas trastear con el SEO casero, es que el dinero no te sobra, así que hazme caso y socializa. Un perfil profesional en Facebook basta para empezar. Haz amigos, añade contactos, ponles tu empresa delante de sus ojos. Interactúa. Invita a los visitantes de tu web a visitar el perfil de Facebook, invita a tus amigos de Facebook a visitar tu website. Organiza concursos, explica ofertas, o comenta la jugada que quieras si es menester. Pero muévete: no sólo creas un excelente feedback con tus clientes, sino que cada Me Gusta, o cada Compartido ayudarán en tu posición sin que te lo propongas.
  3. La especialización. Puede que no tengas idea de informática, pero seguro que la tienes sobre aquello a lo que te dedicas, lo que vendes, o lo que ofreces. Haciéndote un SEO casero posiblemente te dejarás en evidencia, pero generando contenidos de calidad para tu web, andarás sobre seguro. Google premia una optimización buena y natural, pero aún premia más un contenido valioso para el usuario. Comparte información, explica aquello que conozcas bien: tanto da si eres una librería online recomendando títulos, como si eres una empresa de turismo rural explicando las maravillas de la zona. Siempre tendrás algo interesante que decir. Y tus clientes, quieren escucharlo. Si no eres tú, encontrarán a otro que lo haga.

¿Hace falta saber de SEO para hacer todo eso? En absoluto. ¿Es útil? Infinitamente. Podrá ayudarte a subir más rápido, o podrá ayudarte a fidelizar al cliente que te traiga el SEO profesional, o te mantendrá en posiciones altas durante más tiempo tras finalizar la campaña.

Las sinergias son fundamentales en cualquier proyecto: el técnico SEO te dará las herramientas para que tu web vuele a doscientos por hora. Pero el motor, el corazón del proyecto, tienes que ser tú. En vez de intentar suplantar a un aliado, ¿por qué no colaborar con él?