Las meta descripciones son uno de esos pequeños detalles que si los cuidas como merecen ofrecen excelentes resultados. También son de esos detalles que si los descuidas… te pueden costar un disgusto.

Y por desgracia, muchas empresas no les dan todavía la importancia que se merecen.

Si eres habitual de este blog nos habrás leído muchas veces referirnos a las meta descripciones, ya que son un “must” de la optimización on-page de la web. Hoy vamos a entrar un poco más en detalle, para que descubras todo lo que una buena meta descripción puede hacer por ti.

¿Meta descripción? ¿De qué demonios me estás hablando?

Pues de algo tan sencillo como esto que verás recuadrado en rojo:

meta descripciones

La “meta description” es esa pequeña descripción que aparece bajo el título del resultado orgánico de un buscador.

En realidad eso es lo único que necesitas saber para empezar a sacarle rendimiento.

Beneficios de las meta descripciones

¿Y cómo puede ayudarte una cosa tan pequeña e insignificante?

Pues las meta descripciones ofrecen dos grandes beneficios:

  • Ayudan a mejorar el posicionamiento en buscadores con una buena optimización para tus palabras clave
  • Ayudan a atraer el clic

Si se redactan bien, claro. Y esto empieza con dos normas base.

La primera norma base que nunca debes olvidar: entre 70 y 156 caracteres, que es la extensión aceptada por Google.

Bueno, maticemos: en realidad, ahora Google no tiene un límite de caracteres, sino un límite de pixels que la meta descripción puede ocupar en pantalla (y que cambia según el dispositivo o el sistema operativo). Sin embargo, la mayoría de usuarios no tendrá idea de cómo hacer, supongamos, una descripción no mayor de 928px. De ahí que sigamos utilizando este límite de 156 caracteres de manera orientativa, ya que viene a ser una longitud equivalente aproximada.

 

Si escribes menos caracteres, Google acaba tomando otras piezas de texto de la página para completar, o da problemas de visibilidad. Si escribas un texto más largo de 156 caracteres (o de los aceptados por el límite de pixels de Google), aparecerán puntos suspensivos que cortarán las frases, y se leerá también mal.

Meta descripciones

La meta descripción de este mismo articulo

Por tanto, lo que sea que escribas, que no sea inferior a 70 caracteres, ni superior a 156.

La segunda norma base es que las meta descripciones deben ser únicas y originales.

No puede haber dos páginas de la misma web con la misma descripción. A Google no le gusta, y aquí, mal nos pese, trabajamos todos para Google.

Las meta descripciones y el posicionamiento

Desde una perspectiva puramente SEO, es decir, pensando en el posicionamiento, la meta descripción es uno de los “puntos calientes” de la página que debes optimizar con tus keywords.

¿Qué peso real tiene esto en el posicionamiento? Digamos que puede influir positiva o negativamente en función de cómo las hagas. Empecemos por lo bueno.

Meta descripciones

Una buena meta descripción siempre ayuda a la salud del SEO

En los resultados de Google, la palabra clave aparece resaltada en negrita en la meta descripción. Eso es muy bueno, porque atrae la mirada, y puede aumentar el número de clics sobre ese resultado, lo que se traduce en más visitas para tu web. Indirectamente, esto ayuda a mejorar el posicionamiento, puesto que mayores tasas de clics están relacionadas con mejores rankings en el buscador. Por lo tanto…

PRIMER PASO: Debes incluir tu keyword en la meta descripción.

Si tienes una tienda online de herboristería y estás posicionándote para, digamos, “infusiones de ginseng”, podrías escribir algo así:

“Si buscas comprar infusiones de ginseng online, nosotros te las enviamos en 24 horas. Veinte años en el mundo de la herboristería nos avalan”

La verdad es que es bastante pufo, pero como ejemplo ya sirve.

Pero…

SEGUNDO PASO: Debes incluirlas lo más al principio posible

El motivo de esto es la manera en que la gente lee en internet. Los usuarios leemos de manera rápida, escaneando la pantalla, captando las ideas más destacadas y esenciales para ver si ese contenido nos interesa o no. Lo llaman “Patrón en F”, y en este artículo se explica de maravilla (en inglés, eso sí).

La idea básica de este patrón, comprobado con técnicas de EyeTracking, es que los usuario tienden a leer primero una frase en horizontal (hasta media pantalla como mucho), luego van hacia abajo un poco, leen otras palabras en horizontal (en trayectoria más corta que la anterior), y así hacia abajo.

Así que si quieres captar la atención del usuario con tu keyword, e incrementar el número de clics, ésta debe aparecer lo más al principio posible.

Personalmente, creo que la meta descripción que utilizamos en el primer paso serviría. Pero aún puedes forzarla un poco más:

“Infusiones de ginseng online: calidad garantizada, y te las enviamos en 24 horas. Veinte años en el mundo de la herboristería nos avalan”

TERCER PASO: Debes incluirla sólo una vez

De verdad, es suficiente. Si es cortita y queda natural puedes ponerla dos o hasta tres, claro, pero una es más que suficiente, y con 156 caracteres como máximo, deberías aprovechar el resto para otras cosas.

Además, pasarse con las keywords tiene sus consecuencias negativas: Google puede incluso penalizarte por keyword stuffing (la “ametralladora de keywords”, vamos).

Ejemplo de meta descripción mortal:

“Infusiones de ginseng online, tenemos las mejores infusiones de ginseng como expertos en herboristería, infusiones de ginseng a precios increíbles te las enviamos a casa para que puedas disfrutar de tus infusiones de ginseng cuando quieras, ginseng, infusiones, herboristería, infusiones de hierbas, tónicos, ginseng en polvo”

Si Google ve esto… tu página puede tener algún disgusto. Y créeme, existen meta descripciones así. Y peores.

Las meta descripciones y el clic

Ya tienes lo básico: sabes cuánto han de medir, y que deben incluir la palabra clave, una vez, y contra más al principio mejor.

Ya podrías irte a dormir sabiendo que eso lo tienes controlado. Pero, ¿por qué dejarlo ahí?

Al final, el objetivo último de hacer una buena meta descripción es conseguir más clics, más visitas, más clientes.

Meta descripciones

¡Clientes! ¡¿Dónde estáis?! Mirad qué meta descripciones más guapas hemos hecho…

Sólo por aparecer en buenas posiciones del ranking, captarás una parte del tráfico total, es decir, tendrás una tasa de clics X.

Utilizando la keyword al principio, al resaltar en negrita, atraerás un extra de atención, y podrás conseguir un aumento en esa tasa de clics, digamos, X+0,5%

Ahora de lo que se trata es de aumentar de nuevo esa tasa de clics, con la última herramienta que te queda: el resto de caracteres que no sean la keyword.

Piensa que la meta descripción puedes (y debes) utilizarla para invitar al usuario a hacer “clic” en el resultado y entrar en tu web. Es decir, no es un texto cualquiera, debes cuidarlo con tanto mimo como el de tu web.

Porque es el primer texto tuyo que van a leer, y lo harán antes de hacer “clic” y entrar en tu página.

Por lo tanto, aprovecha ese texto para atraer la atención sobre lo que se esconde tras el clic. Piensa en el viejo método AIDA: Atención – Interés – Deseo – Acción. Juega con algunos de estos objetivos, o con todos, si los caracteres te lo permiten.

Recordemos la primera meta descripción que hicimos para esta herboristería imaginaria:

Si buscas comprar infusiones de ginseng online, nosotros te las enviamos en 24 horas. Veinte años en el mundo de la herboristería nos avalan

Comparémosla con ésta:

¿Acabas la jornada agotado? Las infusiones de ginseng son tu solución. Entra y descubre todo lo que pueden hacer por ti: alivio de fatiga crónica

Sin ser nada del otro mundo, parece más atractiva por varios motivos:

  • Llama la atención interpelando al lector (y destacando la keyword con negrita en el primer tramo, claro, pero eso lo hace Google).
  • Presenta problemas (cansancio, fatiga) que perfectamente puede tener un usuario que busque esa keyword, despertando el interés.
  • Presenta a la página como la solución a ese problema (las infusiones de ginseng son tu solución), lo que aviva el deseo del usuario por entrar y acabar de una vez con la dichosa fatiga.
  • Llama a la acción invitando al usuario entrar.

La primera meta descripción, en cambio, tiene varios errores, al menos tres demasiado importantes:

  • Habla más de la empresa que del usuario, con lo de los “veinte años de experiencia”. Al usuario aún no le importa tu experiencia, él tiene un problema y quiere una solución.
  • Da por hecho que el usuario sabe para qué quiere las infusiones de ginseng. Solo dice que las tienen, y que las envían en 24 horas, así que puede excluir a muchos usuarios que no tienen demasiada idea de qué es lo que hacen. Y que por ejemplo, han buscado esa keyword porque leyeron en alguna revista que era buena para muchas dolencias. Si el usuario busca algo contra la fatiga (u otro problema concreto) y ha de elegir hacer clic entre tres resultados de Google, seguramente tendrá mayor tendencia a hacer clic en una meta descripción que incluya la palabra “fatiga”, que en otra que no lo haga.
  • Haciendo esto, comete un error de bulto en cuanto al copywriting: está vendiendo el producto desnudo (“infusiones de ginseng”) en vez del resultado que obtendrá el cliente (“acabar con la fatiga”). Recuerda que la keyword es la palabra que te trae el tráfico, pero no necesariamente la que consuma la venta.

Se trata de aspectos sutiles que no pueden cuantificarse milimétricamente. Pero para eso existen los tests A/B: mira tu tráfico orgánico diario, utiliza una meta descripción, comprueba los resultados durante unos días, y luego prueba con otra. La que mejor resultados arroje, la dejas. Y así con todas las páginas de tu web, o al menos las más importantes.

Piensa que el más pequeño porcentaje de tráfico extra que consigas arañar con una buena meta descripción, pueden suponer cientos o miles de nuevas visitas (en función de la popularidad de la keyword) y por tanto, más ventas.

Así que ya sabes: cuida las meta descripciones, que no sólo te pueden llevar más arriba, sino también más lejos.