Hemos hablado ya en artículos anteriores sobre las nuevas características del posicionamiento en buscadores para el 2013 en adelante, especialmente tras la llegada de Penguin 2.0. Apuntábamos a la necesidad de optimizar las páginas con buenos contenidos originales, y comentamos que el trabajo de linkbuilding, o creación de enlaces, también debía revisarse con cuidado.

La idea general es que si quieres que tu web esté bien posicionada, debes realizar un linkbuilding natural, que sea variado y no incurra en prácticas fraudulentas, o ahora consideradas nocivas.

Si estás preocupado por el posicionamiento de tu página, seguro que esto lo has leído ya varias veces. Pero una cosa es decirlo, y otra ponerlo en práctica. ¿Qué debes hacer exactamente? ¿Cómo crear esos enlaces?

Dimos algunas claves en un artículo del año pasado, tras Penguin 1.0. Pero es hora de entrar en detalles y acabar de una vez por todas con la amenaza del pingüino justiciero.

La clave del problema: el linkbuilding artificial

Debes recordar una máxima: Google no quiere enlaces que parezcan naturales, quiere enlaces que sean naturales.

Pero claro, si esperamos a que la vida siga su curso, alcanzarás la primera página de resultados hacia el 2030, siempre que tus competidores quiebren y nadie invierta nunca más en posicionamiento SEO. Como no va a ser el caso, no queda más remedio que hacer linkbuilding con tanta naturalidad como sea posible, de manera que cuando Penguin venga de visita lo encuentre todo en orden.

Por tanto, lo que está PROHIBIDO:

Linkbuilding natural - malas prácticas

  • Alquilar o comprar enlaces: puede colar un tiempo (que cada vez es menor) pero antes o después os acabarán pillando a los dos. Al que vende paquetes de enlaces, y a ti. No vale la pena jugársela.
  • Backlinks desde páginas malas: o lo que es lo mismo, enlazar a tu web desde páginas sin contenido de calidad (empezando por webs porno y acabando en las viejas granjas de enlaces que, la verdad, hace tiempo que ya no sirven para nada).

Y ahora que tienes claro lo que NO debes hacer, vamos a lo que sí.

Buenas prácticas para un linkbuilding natural y variado

Para que Google te posicione bien tu web debe crecer en enlaces de manera progresiva y natural. Así que el mejor consejo es tomar ejemplo de algo que crezca en la naturaleza progresivamente: un árbol.

Linkbuilding natural - arbol

Sí, tu web es un árbol

O al menos, ha de crecer a la manera de un árbol. ¿Has visto alguna vez un árbol en el bosque cuyas ramas sean todas del mismo grosor? ¿O cuyas hojas apunten todas en la misma dirección, o tengan todas exactamente el mismo color? ¿Crece exactamente lo mismo cada mes del año, o depende de las lluvias y las estaciones?

Ahora, aplica estas preguntas a tu perfil de enlaces. Éstas son sus ramas y sus hojas:

  • PageRank: Conviene mucho tener enlaces desde páginas con un alto PR, pero no todos. Una buena web recibe de manera natural enlaces de páginas con un PR superior a la suya, pero también con un PR igual, o inferior. Google interpretará no solo que gustas a webs “mejores”, sino que eres ejemplo o una fuente para webs “peores”, o para tus iguales, y por tanto que haces un buen trabajo.
  • Anchor text: El texto en el que se pone el enlace debe variar. Esto es importantísimo: no puedes poner todos los enlaces con el mismo texto ancla. La gente que te enlace motu propio no escribirá siempre “abogados matrimoniales en Madrid”. A veces dirá eso, y otras veces dirá “podéis consultar esta interesante página de abogados”, o “un despacho de confianza en Madrid”, o simplemente “ésta página” o “clic aquí”. Y esa es la conducta a imitar.
  • IP: Si Google detecta enlaces desde diferentes webs que comparten la misma IP, interpretará que se trata del mismo dueño y por tanto no tendrá en cuenta la mayor parte de esos enlaces. Eso, si no considera que es una práctica fraudulenta y te penaliza. Y ojo, porque esto alcanza hasta el tercer rango de la IP, o sea que veinte enlaces que vengan de una IP cuyos primeros tres bloques sean iguales (por ejemplo, 255.183.46.XX) también pueden ser consideradas por Google como pertenecientes a la misma persona.
  • Dominios: Una batería de quince o veinte enlaces desde el mismo dominio no servirá para mucho. Google tendrá en cuenta los primeros tres o cuatro, pero a partir de ahí, dejará de contarlos como “votos” hacia tu web. Al mismo tiempo, nos conviene que el nivel superior del dominio también sea heterogéneo. Internet es un hervidero de .com, .es, .info, .biz, .net, .org… y conviene que te enlacen desde varios diferentes. Y esto nos lleva a…
  • Localización: Internet no conoce fronteras, y lo habitual es que una web media reciba visitas de diferentes partes del país y del mundo. De la misma manera, es bueno recibir algún enlace desde webs extranjeras. Incluso ayuda alguna en otros idiomas.
  • Relevancia: Por lo general, uno recibe enlaces desde webs relacionadas o pertenecientes al mismo sector, o tema. Es lo natural y deseable, y de allí debes obtener la mayor parte de enlaces. Pero también podrías recibir un link de una web que nada tiene que ver con la tuya: los motivos por los que una persona pone un enlace son infinitos. Así que anímate a crear también algunos links desde páginas sin relevancia. No muchos, simplemente salpícalo un poco. Ponle una hoja “fea” al árbol para que parezca natural.
  • Tipo de página: Directorios, webs del sector, blogs, perfiles de redes sociales… asegúrate de que tus links llegan desde todas partes, y desde diferentes tipos de contenido.
  • Intercambio de enlaces: Puede darse el caso de que enlaces a alguien porque te gusta su contenido, y ese alguien te enlace a ti por lo mismo. Y eso puede ocurrir varias veces. Incluso muchas. Pero no será siempre. Porque eso se llama “intercambio de enlaces” y puede ser una práctica penalizada si abusas de ella. Como siempre: alterna.

linkbuilding natural - enlaces variados

Ya estás viendo una estructura de links mucho más parecida a un árbol sano y normal, ¿verdad? Con sus enlaces mejores, peores, más fuertes, más débiles, lustrosos en su mayoría, pero con algunos más amarillentos.

Pues ahora sólo nos queda el riego:

  • Crea enlaces de manera progresiva, no todos concentrados en el mismo periodo de tiempo. Una cosa es posicionarse rápido y otra hacerlo en dos semanas: dale tiempo a madurar y a que “broten” los enlaces según las indicaciones anteriores.
  • Hazlo de manera ligeramente aleatoria, no le metas diez links cada martes a las 12 de la mañana. Una semana puedes hacer muchos, otra pocos… piensa en la lluvia de primavera y obtendrás un patrón de frecuencias interesante.
  • Asegúrate de que te enlazas, o enlazan, desde webs con contenido de calidad, es el abono para tu árbol y es innegociable.

Trabajando con estas directrices, y asumiendo la también innegociable calidad y originalidad de tus propios contenidos (en la que nunca insistiremos lo suficiente), el posicionamiento de tu web no debe encontrar mayores complicaciones que las que te pongan tus competidores. Que ya son suficientes como para que el propio Google resulte también un obstáculo.