Claves para crear contenido de calidad para tu página web

Visitar una página web que no tenga un buen contenido es una experiencia realmente decepcionante para sus usuarios. Pongamos un ejemplo para que lo veas mejor: imagina que conseguiste una cita con una persona que te parece muy atractiva. Te vistes con tu mejor traje, reservas en el mejor restaurante de la ciudad y, cuando ha llegado el momento, no encuentras ningún tema interesante para hablar… Indudablemente, tus expectativas se derrumban.

En un sitio web pasa exactamente lo mismo. Te preparas para buscar una información con contenido de alta calidad, entras entusiasmado en un portal digital para satisfacer una necesidad y, al final, pierdes tu tiempo. No hay nada más incómodo que esa sensación, y el internauta sabe cómo castigar este tipo de faltas para siempre.

Ahora bien, en Internet también ocurre un fenómeno paradójico con aquellos artículos que están escritos de una forma tan sencilla que incitan a compartirlos infinitas veces, llegando así a mayor cantidad de personas. Mientras, otros esperan conseguir que sus escritos, que están bien elaborados y estructurados, se compartan en las redes y generen picos de tráficos impresionantes.

Bajo este contexto merece la pena preguntarse: ¿Hay que crear contenido de calidad para que sea compartido o para que cause un efecto contagioso en los visitantes? ¿Esto puede causar impacto en la calidad de la información? ¿Es factible llevar a cabo estas acciones en una página corporativa que debe enfocarse en los servicios que presta la empresa?

Las estrategias que se diseñen en el plan de marketing deben ser capaces de responder a todas estas preguntas. Asimismo, deben ser lo suficientemente efectivas tanto para superar las expectativas de la empresa como para satisfacer las necesidades de esos clientes que pulsan ese clic que requiere su proyecto.

Técnicas para crear contenido de calidad

Tim Soulo, experto en contenido de alta calidad, dice que cada uno de los artículos que se escriben en el blog de una empresa debe tener un impacto visible en el negocio, de lo contrario no se debería escribir. Esta es una realidad que hay que tener en cuenta siempre, porque es inútil hacer un esfuerzo por llegar a la audiencia y no alcanzar absolutamente nada.

Por lo general, una de las tácticas más utilizadas por las empresas es elaborar un contenido que aparenta ser muy interesante y luego publicarlo en todas las redes sociales posibles, para obtener números altos en las estadísticas. La mala noticia es que no siempre se logra el resultado que se busca.

En este sentido, debemos enfocar el trabajo en un material que invite a ser compartido, y para ello se pueden aplicar algunas tácticas que ha revelado Soulo:

  1. Céntrate en una idea que sea atractiva: en muchas ocasiones nos esmeramos en encontrar un tema que pueda llamar la atención, pero que sea original y novedoso. Lo cierto es que este intento es una apuesta al destino, es decir, hay 50% de probabilidades de que funcione y 50% de que no.

Por lo tanto, lo más recomendable para conseguir unas buenas estadísticas con mayor facilidad es seleccionar algo que ya haya funcionado antes y mejorarlo dándole tu propia identidad.

Una de las formas de facilitar esta selección es utilizando Buzzsumo, que te ayudará a encontrar los temas más compartidos en las redes sociales en función de una palabra o frase clave.

Otra opción es investigar directamente en las comunidades donde tus usuarios potenciales suelen buscar contenido de alta calidad. Inbound.org o Mktfan son las más comunes en estos casos.

  1. Lleva tu idea a otro nivel: tu artículo nunca debe parecerse a otro, al contrario, ese material debe servirte como una fuente de inspiración y debes mejorar su propuesta. De esta forma, la versión mejorada mostrará un aspecto más inteligente, con ideas propias, y será útil para quienes se interesen en ella.

Por supuesto, tenemos que aclarar que no se trata de un plagio (que no te llevará jamás a un final feliz), sino más bien de proporcionar una idea fresca y renovada.

Dedícate a hacer una investigación exhaustiva, lee los artículos que se sitúan en las tres primeras posiciones de Google, ten en cuenta los resultados Buzzsumo y de las comunidades que revisaste y, posteriormente, haz un artículo que tenga más fuerza que otros.

Además de esto, utiliza datos que creen una base sólida de tus argumentos e incluye experiencias personales que te ayuden a potenciar tus planteamientos. Esto hará que el usuario se conecte con más facilidad a tu información.

  1. Conquista a través de los ojos: el material audiovisual es imprescindible en todo tipo de páginas web, en especial porque le dan un valor añadido a tu artículo. El lector que se esfuerza por pasar varios minutos delante de una pantalla leyendo tus artículos necesita recrearse un poco con imágenes, sonidos, colores, gráficos, capturas de pantalla, etc.
  2. Tu estilo, tu sello: esto es lo que va a permitir que cuentes una historia sencilla de una manera maravillosa, que atrape desde la primera palabra. El título tiene que ser creativo e impactante, sobre todo porque es lo primero que se lee o lo que se utiliza para hacer una publicación en las redes sociales.

Y si quieres realizar una redacción más fresca, habla de tus anécdotas con un ritmo ligero y, al final, invita a tus lectores a que compartan tu historia.

  1. Posicionamiento SEO: es uno de los términos más utilizados en la actualidad. Básicamente, hay que hacernos notar en los motores de búsqueda para llegar a esos primeros lugares que tanto nos gustan. En este aspecto, aunque no hay un solo camino para llegar a la meta, se pueden seguir ciertos pasos, como elegir palabras clave, que deben estar incluidas en tu título; mejorar las URL; y subir las imágenes con nombres descriptivos.

Estos cinco puntos representan una tarea bastante ardua, pero alcanzar el objetivo es algo bastante gratificante que se va a reflejar en el tráfico de nuestra página web. Sin duda alguna, se requiere de práctica y astucia para convertirse en un maestro.

Errores que se cometen al generar contenido para blog

Muchas empresas subestiman la importancia de generar contenido para blog, sin pensar que forma parte de su estrategia SEO. En consecuencia, a la hora de revisar su sitio se pueden encontrar fallos como:

  • Contenido que no se relaciona con la identidad de la marca: algunos empresarios insisten en que lo que se coloque en la página, tiene que ajustarse a sus gustos. Por supuesto, esto es un problema grave que aleja al público.
  • El redactor no cumple con los requisitos: el medio digital exige ciertas condiciones que no se acercan al periodismo. En su defecto, este profesional necesita estar vinculado a la redacción para medios online.
  • Información extraída de otras fuentes: esto no es ningún inconveniente, pero debes enlazar con la fuente original. Recordemos que el plagio no es el mejor camino.
  • No hay tiempo para escribir: no olvides que tienes una audiencia que espera algo de ti y dejarla en el olvido se paga caro.

Cuando una página web pone todo su esfuerzo para crear contenido de calidad, logrará establecer un vínculo irrompible con sus usuarios. Y así como una audiencia es capaz de renunciar irrevocablemente a tu marca, también tiene el poder de acompañarte, en las buenas y en las malas, si le muestras lo mejor de ti.