Desde hace tiempo los botones de redes sociales se han convertido en plaga, y prácticamente no hay web que no los tenga. Pero, ¿ayudan las redes sociales al posicionamiento de tu web? ¿Y los botones en concreto?

Se trata de un tema complejo con muchos matices, así que antes de entrar con los botones… tendremos que entrar en las redes.

Por qué entrar en las redes sociales

botones de redes sociales

La respuesta fácil es “porque allí está todo el mundo”.

Pero lo fácil siempre acaba siendo inexacto, si no incorrecto. El por qué merece darle algunas vueltas, y de hecho, todas las empresas deberían dárselas antes de entrar.

Las redes sociales debes observarlas desde dos ángulos:

1)   Lo que son

2)   Lo que puedes obtener de ellas

Las redes sociales son una herramienta y un mundo en ellas mismas. La gente allí actúa de una determinada manera, se comunica según unos códigos determinados, y si quieres participar del juego tienes que seguir sus reglas. Si entras en una red social no es para vomitar publicidad el 100% del tiempo pasando de la gente, ni para publicar cuando te da la gana dejando aquello inactivo durante semanas, ni para no responder. Si entras tienes que entrar bien, dedicarle horas y cuidados, participar de la comunidad, interactuar con tus clientes y potenciales clientes.

Éste es el activo para tu negocio cuando utilizas bien las redes sociales por lo que son. Y es lo que te granjea visibilidad, darte a conocer ante miles de personas, atraer, gustar, convertir, fidelizar, interactuar, recibir feedback positivo y negativo…

Pero eso no es todo lo que puedes obtener de las redes sociales

Porque más allá del buen uso que le des a la red en sí, existen otros beneficios colaterales.

Mediante las redes sociales atraes tráfico hacia tu web.

Mediante las redes sociales difundes el contenido de la misma, o del blog.

Y mediante las redes sociales… mejoras el posicionamiento de tu web.

Las redes sociales, sus botones de compartir, y el SEO

En otros artículos hemos hablado ya sobre cómo una red social bien llevada y activa mejora el posicionamiento. Te dejo una infografía que realizaron en TastyPlacement para que le eches un vistazo rápido (es de 2012, eso sí, por lo que los datos seguro han variado en parte):

Infographic: Testing Social Signals
Infographic authored by TastyPlacement, an Austin SEO company, To view the original post, see the original Social Media Infographic.

Pero estos datos se refieren a los seguidores y los compartidos que has conseguido en la red social.

¿Qué hay de los compartidos que consigues en tu web o blog con los botones de redes sociales?

En teoría, no influyen. Es decir, un artículo de un blog que tenga 30 compartidos en Facebook no tiene por qué posicionarse mejor que otro equivalente que tenga menos, o no tenga. Y si afecta, en teoría (repito) sería más porque existirían esos 30 enlaces/compartidos/megusta en dicha red. No por el botón en sí.

O sea que estrictamente desde la perspectiva del posicionamiento, sería irrelevante ponerlos o no. Siempre que no tuvieran contrapartidas.

Pero las tienen. En este maravilloso artículo te dan un buen listado de ellas. Quedándonos sólo en el posicionamiento, está el problema de los tiempos de carga. Google valora positivamente que una página cargue rápido. Y cada botón puede ralentizar ese tiempo de carga en 1 segundo o incluso más. Cada uno. En este artículo tienes algunas mediciones, mira qué panorama:

  • Botón de Facebook: 1,229 segundos
  • Botón de Twitter: 0,720 segundos
  • Botón de Google+: 1,607 segundos

Así que dado que no consta que mejoren el posicionamiento, y sí consta que lo perjudica alargando los tiempos de carga de la web, lo más recomendable sería quitarlos. De nuevo, hablando desde la estricta perspectiva del posicionamiento.

La disyuntiva está en que también ayudan un montón a difundir tus contenidos, dan visibilidad.

botones de redes sociales

Por tanto, ¿qué hacer? No existe una respuesta exacta. Pero sí hay un par de recomendaciones con las que orientarse un poco:

  • No tienes por qué darle el mismo tratamiento a toda la web. Piensa por páginas. Habrá contenidos que te interesará mucho compartir, y en los que te convendrá tener los botones bien visibles. Pero habrá otros muchos donde te los podrás ahorrar. Piensa en un blog: los botones serán útiles en las páginas de los artículos, pero no en la página donde se ven todos los resúmenes de dichos artículos. Es muy improbable que alguien comparta o le guste esa página.
  • No tienes por qué estar en todas las redes sociales. O, al menos, no tienes por qué compartir lo mismo en todas las redes sociales, y por tanto puedes ahorrarte algunos botones. Hay muchísimo contenido que jamás va a compartirse por Pinterest. También hay mucho que es adecuado para Facebook y Twitter, pero no para LinkedIn. En fin, hay que sopesarlo.

Yo creo que ahora mismo, con los botones de redes sociales es cuestión de minimizar pérdidas y equilibrar la balanza. Usarlos bien, es decir, allí donde realmente hagan falta, y no en toda la web, a lo loco.

¿Tú los usas? ¿Cómo te están funcionando?