Leía hoy un magnífico post de Javier Garzas llamado “Lo que funciona en un pequeño proyecto no tiene por qué funciona en uno grande”. Aunque en ese texto el autor se centra sobre todo en los aspectos de desarrollo, se trata de una verdad casi universal.

Y aplicado al SEO, vemos que no sólo importa el tamaño. También el sector, o el grado de desarrollo de tu proyecto. Vamos a verlo.

SEO bestia vs SEO de guerrilla

Hay dos formas de encarar la estrategia de una guerra.

Si tienes fondos, logística, ejército formado, y armas última generación, puedes ir a la guerra a lo bestia, cargando, ocupando y conquistando.

Si sois pocos, sin recursos, sin fondos y sin armamento potente, plantear la misma estrategia es un suicidio. Ahí, con un buen conocimiento del terreno, tiene las de ganar la guerra de guerrillas.

En marketing en general, y en SEO en particular, ocurre igual.

Sobre el campo de batalla

Esta vez el teatro de batalla es el buscador de Google, y los terrenos a conocer y dominar son las keywords. Y grosso modo, hay de 3 tipos:

  • Keywords cortas y potentes: Esas palabras clave con decenas de miles de búsquedas que, si te pones en buenas posiciones, te traen una riada de tráfico.
  • Keywords “semi”: Son palabras clave algo más cortas (2-3-4 palabras), con menos tráfico que las anteriores, pero aún así relevante.
  • Keywords largas: O “long-tail”, más extensas y con muchas menos búsquedas mensuales.

Bien, explicado así parece evidente que el plato sabroso son las primeras, las segundas tienen un pase, y las terceras es para cuando no te queda nada más.

Pero nada más lejos de la verdad.

Porque a mayor potencia de la keyword, mayor competencia tiene.

Y a mayor competencia, mayores recursos necesitas para batirles.

Dadle a esa keyword con 40.000 busquedas mensuales, muchachos!!

Dadle a esa keyword con 40.000 busquedas mensuales, muchachos!!

Sobre el estado de tu ejército

Si tu ejército es tu web, la envergadura/prestigio de ésta sugiere utilizar un terreno de batalla u otro.

Una web con antigüedad y autoridad, con un PA y DA relevante, años de contenidos valiosos, y un flujo constante de tráfico que pasa tiempo ahí dentro, viene a ser como el ejército de Estados Unidos.

Con un ejército así, puedes sacar tus misiles, meter el dinero, e ir a por esas keywords potentísimas.

Si tu web la creaste hace dos meses pidiendo un crédito para lanzar tu PYME, en cambio, no parece la mejor estrategia: requerirá un tiempo y una inversión que posiblemente no puedes permitirte. Hacerla implicaría ahogarte en unos meses.

Buscar los senderos entre las montañas (o sea, las mid-tail y long-tail) seguramente será mucho más rentable y te ayudará a conseguir pequeñas victorias rápidas… que pueden llevarte lejísimos.

guerrilla 1

Tengo una long-tail a tiro. ¡A por ella!

Sobre tus objetivos de batalla

Y ahora lo mejor: todo lo anterior depende además de tus objetivos.

Es decir, que una empresa web potente pueda permitirse una campaña SEO potente, no implica necesariamente que deba ir por ahí, o hacerlo siempre. Puede que le interese buscar micronichos (a través de long-tail).

O puede que una empresa web pequeña haya hecho las cosas bien y disponga de fondos para algún asalto de mayor envergadura. Bien planeado, eso sí.

La estrategia marca la diferencia entre la victoria y la derrota

En resumen, podemos decir que un proyecto web no funcionará mejor o peor basándose únicamente en el dinero que invierta en marketing online. El dinero siempre ayuda, pero el acierto en la estrategia es lo que define su rentabilidad.

Puedes tirar a la basura 5000€ en una mala estrategia, y en cambio sacarle una rentabilidad brutal a 300€ con una buena.

Así que piénsatelo bien antes de realizar la inversión. Y, si no lo tienes claro, ¡pregunta!