Los contenidos de la web son uno de los puntos más fuertes en tu estrategia de marketing online. Y cada año que pasa, más.

Son los buenos contenidos los que atraerán la atención del usuario.

Son los buenos contenidos los que lo engancharán y le harán pensar en ti (incluso comprarte algo).

Además, Google está como loco por los buenos contenidos, originales, regulares, eso le encanta, sí. Hasta el punto de que hoy, un buen contenido optimizado es una pieza indispensable para un buen posicionamiento en el buscador.

Pero los contenidos hay que crearlos.

contenidos web

Y aquí es donde surgen los problemas.

¿Los haces tú o te los hacen otros?

Para crear un buen contenido para tu web necesitas saber escribir con cierta gracia. Eso es obvio. Pero no todo el mundo sabe, o le gusta, o tiene tiempo para ello. Aquí es donde entran en juego profesionales externos, copywriters que le den a los textos de tu página ese plus que necesitas para vender. Redactores que le den vida a tu blog, que puedan nutrirlo de contenido de calidad y arrastrar lectores/usuarios. Nosotros mismos ofrecemos este tipo de servicios de escritura.

Pero es muy posible que quieras implicarte. Al menos en el blog. Así que te dejamos aquí algunas orientaciones que te ayudarán a que la tarea sea más gratificante, y menos esclavizante.

1-Implícate

Esto es lo primero y sirve tanto si escribes tú, como si escribe alguien externo a tu empresa. Se trata de tener presente que un blog (como una red social), no es una “tontería de internet”, ni algo que se pueda llevar a la buena de Dios. Si no estás dispuesto a implicarte, a leer, a aportar ideas, casi es mejor no empezar.

Alguien podría decir que si pagas a un redactor externo, es para evitarte pérdidas de tiempo, y por tanto, es el escritor el que tiene que currarse todo el asunto. Pero eso solo es cierto a medias. Obviamente, no estás para corregir ni para asuntos menores. Pero el escritor, es un escritor. Y la empresa, es tuya. Tú tienes los conocimientos sobre tus usuarios, sobre el perfil de lector que tiene o buscas. Tú sabes mejor cuáles son sus inquietudes, sus dudas respecto a tu sector o tu producto. Tú sabes qué aspectos funcionan mejor y peor. Así que cualquier información que aportes, o incluso temas sobre los que escribir, no repercutirá en que “la empresa o escritor externo curran menos”. Van a trabajar lo mismo. Pero el resultado siempre será mejor.

2-Ideas, ideas, ideas

contenidos web

El peor momento cuando llevas un blog, es abrir un documento en blanco, y no tener la menor idea sobre qué escribir. Esto lleva inevitablemente a escoger peores temas, tratarlos peor, y ofrecer un contenido disperso, sin discurso interno.

Por tanto, necesitas una batería de “temas”. Prepárate 15 o 20 puntos, que pueden surgir por inspiración divina, o mucho antes, haciéndote las preguntas correctas. ¿Qué le interesa a tus lectores?

¿Qué artículos ya publicados han tenido mejor acogida?

¿Qué aspectos de tu sector son más interesantes para el gran público?

¿A qué productos o aspectos de tu empresa le quieres dar visibilidad?

¿Qué dudas tienen normalmente tus clientes? ¿Puedes darle solución con un buen artículo?

¿Qué dicen los otros trabajadores o socios de tu empresa web? ¿Qué se les ocurre a ellos?

¿Qué está haciendo tu competencia? ¿Te parece interesante? ¿Hay algo que puedas aprovechar? Espera, espera, esto último tendremos que explicarlo aparte.

3-Estudia a tu competencia

Regla sagrada de Google (y de la ética): no se pueden robar contenidos.

No puedes entrar en una web de tu competencia, encontrar un artículo interesante, y copiarlo tal cual.

No es justo para el que lo creó.

Y además, Google te pegará un castañazo, porque odia el contenido duplicado.

Pero eso no quiere decir que no puedas estudiar lo que hace tu competencia, o incluso robar ideas. IDEAS.

Entendámonos. Pongamos un ejemplo. Tú tienes una web de cosmética natural, y de entrada tu plan era ir explicando cada producto. Vas publicando artículos sobre la baba de caracol, el veneno de abeja, o los ojos de salamandra, lo que sea. Pero luego entras en una web competidora y ves que en su blog añaden además consejos caseros de belleza que no hablan directamente de sus productos, y que parecen tener más comentarios. Eso te indica que hay otros caminos, y te puede inspirar.

No vas a hacer lo mismo que ellos hicieron. Pero a lo mejor se te enciende una lucecita y dices: “oye, mi abuela siempre me explicaba esto y lo otro, creemos una sección que sea “Los secretos de belleza de la abuela Maribel”.

Bingo: has dado con un filón para crear decenas de nuevos artículos de tu cosecha.

Una idea lleva a otra idea, como un link lleva de una página a otra. Así que lee a los otros, aprende lo que puedas, roba incluso alguna idea suelta, y con todo ello, crea algo original.

Hasta puedes pagarle a tu fuente de inspiración con una bonita cita con link, que agradecerán.

4-Crea un plan de contenidos

contenidos web

El plan de contenidos es la forma “física” que adquiere esa lluvia de ideas que has realizado antes, y toda esa información sobre la empresa, el sector, el producto, y los clientes.

Se trata de organizar los temas, marcar un calendario ni que sea aproximado, y repartir los diferentes artículos de manera racional y agradable para el lector.

Si te dedicas a vender bolsos, puedes hacer cinco artículos explicando y vendiendo cinco bolsos diferentes, o puedes hablar de un bolso, luego comentar cierto desfile de moda, escribir un artículo sobre tendencias para la temporada, y luego, hablar de otro bolso tuyo. ¿Notas la diferencia? El usuario sí la notará. Por mucho que le gusten los bolsos, quizá se harte de leer tantos detalles sobre un bolso concreto que a lo mejor no le gusta solo por el color. Pero si le hablas de moda, de tendencias, juegas en su liga, le aportas datos interesantes, le entretienes, y ayudas a que confíe en ti como prescriptor.

Y sin confianza no se vende, a menos que vendas muy muy barato. Lo cual, ya sabemos cómo acaba.

5-Optimiza

Puede que no pienses hacer posicionamiento SEO. Puede que Google te importe poco porque “mi negocio se mueve boca-oreja”. Todo eso está muy bien. Pero Google existe, y es el buscador que utiliza toda España (96% de penetración), y si tienes una web, se supone que es para que la gente la encuentre, y la visite.

Por tanto, optimiza todos tus contenidos con las keywords adecuadas. En este artículo te explicamos cómo, y aquí tienes también otro texto en el que hablamos de las estrategias de long-tail keywords para el blog.

 

Obviamente, hay mucho más sobre contenidos web. Existen mil detalles que influyen, mil matices. Pero si tienes ya estos cinco puntos aprendidos, partirás de una base mucho, muchísimo mejor. Y en cuanto tu blog lleve algo de rodaje… lo notarás.