Blogs, blogs, blogs. Hace tiempo que están en boca de todos, se reproducen por todo el ciberespacio, todo el mundo puede hacerse uno y decir la suya…

Y muchas empresas los han incorporado a su rutina comercial en internet.

 

¿Por qué? ¿Qué tienen los blogs que los hace tan atractivos? ¿Realmente son útiles para una empresa, o son una frivolidad? ¿Y qué tienen que ver con el posicionamiento?

 

El blog como herramienta

herramientas posicionamiento

De todas las herramientas comerciales a tu disposición, el blog es una de las más versátiles

Un blog es una página web donde cuelgas artículos e información de manera regular, y ésta aparece en orden inverso de antigüedad: lo más nuevo, arriba de todo. Y ya está. Tan sencillo como eso. Luego podemos entrar en detalles, funcionalidades, y todo lo que quieras, pero en esencia un blog es una colección de artículos en los que hablas sobre algo.

 

Una herramienta sencilla. Pero con un potencial enorme. Veamos algunos motivos:

 

1)   Es una excelente forma de comunicarte con tus clientes: Publicando contenido interesante de manera regular, muestras proactividad y conocimientos sobre tu sector, lo cual supone un muy buen combo para convertir visitas en clientes.

2)   Aumentas el número de contactos: Si publicas de manera regular, es previsible que acabarás “captando” visitantes habituales. Dado que en internet es necesario un número mínimo de interacciones cliente/empresa antes de darse la transacción comercial, mantener a la gente enganchada de manera regular a aquello que tienes que decir, supone una labor comercial impagable.

3)   Retienes al usuario más tiempo: Una visita que entra y sale rebotada no sirve para casi nada. Una visita que entra y se demora varios minutos navegando por la web, es bien considerada por Google a la hora de posicionar dicha web. Y además, una visita que entra y permanece un buen rato bajo el influjo de tus palabras, tus colores corporativos, tu marca, y tu sector, tiene más posibilidades de convertirse en cliente que una que entre, lea tu página principal un rato, y se vaya.

4)   Mejora el posicionamiento de tu empresa: Y lo hace a todos los niveles. Por un lado, introduce contenido regular en tu web, lo cual es muy valorado por Google a la hora de asignar una mejor posición. Por otro lado, optimizar el blog supone atraer más tráfico directamente a ese blog… una segunda entrada, una “puerta trasera” por la que el tráfico puede llegar a tu empresa, dado que si el contenido resulta interesante, el lector suele querer saber más sobre la empresa que hace ese blog.

 

Este combo de beneficios entre el posicionamiento y la captación y fidelización de clientes es lo que hace tan atractiva la idea de incorporar un blog a una empresa.

 

Pero, ¿a todas las empresas?

herramientas posicionamiento

“Necesitamos reinventar nuestra compañía de 40 billones de dólares” – “Rápido, empecemos un blog!”

Sí. En ese sentido no hay restricciones reales. Puede escribirse sobre cualquier cosa. Bueno, casi. Si yo tuviera una fábrica de clavos, seguramente me resultaría difícil encontrar algo sobre lo que escribir una vez por semana, pero hasta en los casos a priori más extremos, hay maneras de entrarle: artículos sobre el sector de la industria, o relacionados con nuestros colaboradores y proveedores… el límite siempre, siempre, está en tu imaginación.

Algunas empresas requerirán artículos con contenido más contundente, artículos más elaborados, espaciados y serios. Otras pueden hablar de productos concretos, en artículos o “posts” más cortos, con mayor frecuencia. Da igual: lo que importa es estar en sintonía con tus potenciales lectores.

Si trabajas bien el contenido y lo publicas de manera regular, lo más probable es que veas mejorar el posicionamiento de tu web, el tráfico del propio blog… y la cartera de clientes.