Estamos hablando mucho sobre el diseño web últimamente, y con motivos: en ese diseño radica gran parte del éxito o el fracaso de tu negocio.

Uno de los aspectos que más se mencionan ahora es que el diseño sea “responsive”, entendido como adaptable a todas las pantallas.

Pero en realidad deberíamos especificar más, ya que existen dos maneras de adaptarse a los dispositivos: con el “responsive design”, y también con el “adaptative design”.

¿Qué diferencias hay entre ambos y cuál sería mejor para tu web? Vamos a verlo.

responsive o adaptative

En qué se diferencian Responsive y Adaptative

El objetivo de ambos sistemas de diseño es el mismo: conseguir que tu web se vea bien en todas las pantallas existentes. Que, entre sobremesa, portátiles, smartphones y tablets, hay variedad.

La diferencia principal es que:

  • El Responsive Design es un único diseño basado en CSS, que adapta la visión de página al dispositivo en que se abre.
  • El Adaptative Design, basado en Javascript, viene a implicar diferentes diseños paralelos, uno para cada dispositivo.

responsive o adaptative

A bote pronto parece una tontería hacer varios diseños pudiendo adaptarte a todo con uno solo, ¿verdad? Pero es que, como siempre, depende de tu negocio.

Qué es más adecuado para tu sitio web

En internet no suelen existir soluciones universales: todo depende de tu sector, de tu mercado, de tu negocio o proyecto en particular, y de la estrategia que quieras o puedas desarrollar.

Y podemos empezar por esto último: una web responsive es más barata por el simple hecho de que se trata de una sola web. Lo otro consiste en diseñar una específica para equipos de pantalla grande, otra para móviles, o incluso otra para tablet. Y nadie hace dos o tres webs por el precio de una.

Por tanto, el presupuesto disponible es un factor relevante.

Otro es tu estrategia online.

Por ejemplo, el diseño responsive prioriza los bloques de contenido relevante por encima de los bloques secundarios, laterales, etc. Así que si entramos desde un móvil a, digamos, un web tipo blog, que incluya anuncios, veremos primero de todo el bloque de texto central del blog. Y los anuncios quedarían abajo, en un muy segundo plano que les restará relevancia y “clics”.

Crear una web específica para móvil supone que tienes el control de todo, y puedes configurar lo que verá el usuario de móvil como mejor te convenga. En función de tu estrategia de mercado. Y también de otro aspecto clave:

La experiencia del usuario.

Ese concepto también muy de moda, que no siempre acabamos de entender ni de aplicar correctamente.

Se trata de que para el usuario sea agradable, interesante, atractivo navegar por tu web. De que reciba correctamente todos los mensajes que quieres lanzar, y sienta que le pones la alfombra debajo por si quiere “comprar”.

El diseño adaptative, específico para cada dispositivo, te da ese margen. Y las posibilidades son infinitas. Es decir, no tiene que aparecer forzosamente lo mismo en ambas versiones. Si estás haciendo las cosas bien tendrás instalado Google Analytics y alguien estará analizando los datos. Así que podrás detectar diferencias o similitudes de comportamiento entre los usuarios que acceden vía sobremesa o vía móvil. Ese comportamiento será otro de los indicadores que te ayudarán a inclinar la balanza por unas opciones u otras.

Otra de las ventajas del adaptative design es que puede proporcionar versiones “mejoradas” del contenido en función del navegador o el ancho de banda detectado. El ejemplo más claro aquí es Youtube: en función del ancho de banda de tu dispositivo, te ofrece los videos entre 240p (para las peores conexiones) y la versión HD (para aquellos con mayor ancho de banda).

responsive o adaptative

En resumen: que como tantas veces ocurre, no hay una respuesta sencilla, siempre dependerá de tu negocio y tu web.

La única respuesta sencilla es que al menos has de escoger una de las dos. Lo único prohibido (si quieres que tu web tenga un mínimo éxito) es hacer una web que no se adapte.

Cada vez más miles de personas utilizan sus móviles y tablets para la navegación y las gestiones rutinarias en internet, y si no te adaptas a ellos, y les obligas a quedarse ciegos mirando la información de tu web, o a andar todo el rato agrandando y empequeñeciendo con los dedos, directamente perderás ese segmento del mercado.

Y esto nadie se lo puede permitir.