Diferencias entre posicionamiento orgánico y patrocinado

Empezar a hablar del poder que tiene el SEO sobre el consumidor actual nos hace recordar una frase del reconocido actor Steve Martin que dice: “Sé tan bueno que no puedan ignorarte”. Y es que llegar a ser un líder en internet es un desafío que millones de profesionales intentan superar a diario; sin embargo, tomar decisiones en esta materia no es tarea sencilla… Quizás haya que comenzar definiendo cómo quiero llegar a los primeros puestos, a través del posicionamiento orgánico y patrocinado.

Toda empresa que haya decidido formar parte de este mundo increíblemente competitivo necesita definir los detalles de sus planes estratégicos en función de sus propios objetivos. No obstante, tendrá que definir si está dispuesto a invertir dinero para llegar más rápido al trono o si prefiere optar por alternativas más económicas, pero que logren el mismo impacto en los motores de búsqueda.

En este sentido, vale la pena conocer de qué se tratan el posicionamiento orgánico y patrocinado. El primero, también conocido como posicionamiento orgánico, es aquel que se logra a partir de técnicas SEO (Search Engine Optimization), por lo que es más difícil de alcanzar. Mientras, el segundo, posicionamiento inorganico, se basa en técnicas de posicionamiento SEM (Search Engine Marketing), que dependerán del presupuesto que tenga la empresa.

Vamos a colocar bajo una lupa estos conceptos para saber bien el efecto que pudiera tener cada uno para tu marca y definir cuál es el que más te conviene.

Posicionamiento orgánico, el arte de ser grande

Para lograrlo con eficiencia hace falta utilizar las estrategias adecuadas para optimizar al máximo una página web y conseguir que los principales buscadores (Google, Bing y Yahoo, por ejemplo) posicionen ese sitio lo más alto posible de nuestras keywords (palabras clave), que se relacionen con la empresa o actividad que se desarrolle.

Las técnicas que se utilizan con esta opción se llaman SEO y su objetivo es conquistar uno de los primeros lugares de la forma más natural posible. Las herramientas que se emplean abarcan hasta los detalles más simples de una página web: desde su código fuente, que debe ser una muestra de organización y pulcritud, hasta el nombre que se le ponga al portal digital.

En la actualidad, este método trasciende sobre los dominios y pasa a incluir otros elementos como las redes sociales; el link building, que se basa en conseguir enlaces entrantes (backlinks); y el link baiting, o enlaces cebo para lograr enlaces naturales, tratando de captar visitas a nuestra página web.

La mayor ventaja de este posicionamiento es que su trabajo se realiza con resultados a largo plazo, es decir, su alcance perdura más en el tiempo. Además de esto, no hace falta tener gran cantidad de dinero ni asociar nuestras cuentas a los motores para crecer. Sin duda alguna, el único requisito para ver cómo nuestro negocio crece es la paciencia.

Las páginas HTML serán los escenarios perfectos para realizar un buen trabajo con esta técnica porque se indexan bien en los motores de búsqueda, caso contrario a los sitios que han sido elaborados con Flash.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar las desventajas que tiene el posicionamiento orgánico: se puede tardar mucho tiempo en obtener visibilidad; después de conquistar la meta no debes distraerte ni un solo instante, recuerda que tu principal competencia buscará derribarte; y si no hay calidad en los contenidos, no hay nada que esperar de los esfuerzos que se hagan.

Posicionamiento inorganico, una inversión segura

Por otro lado aparece este tipo de posicionamiento pagado que, como su nombre indica, necesita patrocinio para disfrutar de sus beneficios. Las principales plataformas que se utilizan para convertirse en uno de los primeros de la lista son Google Adwords, Yahoo! Advertising o Microsoft Advertising.

Con la utilización adecuada de estas herramientas, la construcción precisa de palabras claves, la redacción correcta del anuncio donde se van a usar las keywords y la distribución inteligente del presupuesto que está disponible, tenemos asegurado el éxito de esta metodología y  veremos el máximo retorno de nuestra inversión. Cada una de estas técnicas que buscan el mejor rendimiento del posicionamiento inorganico se denomina posicionamiento SEM.

A diferencia de la propuesta anterior, los resultados se empiezan a ver desde el mismo día en que decida atar el plan estratégico a estas técnicas. Por consiguiente, tendrá seguro un buen número de visitas, y puede modificar sus anuncios y keywords según los requerimientos que tenga en un momento específico.

Hay que destacar que su utilización se recomienda para casos como sitios web que están empezando; para impulsar la promoción de algún producto o servicio; promover ciertas categorías que tengan alta demanda en internet y para quien quiere superar rápidamente a su competencia.

Los puntos negativos de esta técnica son los siguientes: a veces hay que pagar mucho dinero por las temáticas donde se deben ubicar las keywords; algunos buscadores piden el pago por adelantado, por eso es preferible usar plataformas de campañas pay per click como Google Adwords; cuando la campaña termine, la presencia del sitio en internet puede caer con fuerza; y el contenido debe ser interesante para que no crezca el efecto rebote en las estadísticas.

La pregunta de rigor: ¿Cuál es la mejor para mi empresa?

Antes de tratar de responder ese planteamiento, es importante resaltar el papel que juega el experto en SEO en toda esta labor. Como ya vimos anteriormente, llegar a ser alguien relevante en internet es uno de los desafíos más difíciles actualmente, sobre todo si se tiene en cuenta el increíble número de personas particulares y negocios que intentan saltar a la fama.

Con la ayuda de un equipo de profesionales con amplia experiencia en este tema será más sencillo definir cuál es el tipo de posicionamiento que más le conviene a una página. Algunos especialistas insisten en el uso exclusivo de uno u otro, pero la respuesta correcta solo se obtiene después de conocer las expectativas del cliente, las posibilidades monetarias de aplicar una técnica y el tiempo que está dispuesto a esperar para ver los primeros efectos.

La utilización de cualquiera de estos métodos no es excluyente, lo que quiere decir que las técnicas SEO y posicionamiento SEM pueden trabajar de forma paralela e impulsar con mayor fuerza el alcance de las metas. El éxito de esta determinación dependerá de las consideraciones que se tomen, tras evaluar con profundidad el concepto de la marca e ir estudiando constantemente los resultados.

Aunque muchos crean que convertirse en una referencia en internet es algo fácil, basta con escribir una palabra en los buscadores y ver la cantidad de páginas que se muestran para darle una respuesta. En otras palabras, en el SEO no hay decisión que se deba dejar a la improvisación, porque todo repercute sobre el nombre de la marca.

Sumado a esto, las altas exigencias de los usuarios implican nuevos retos todos los días, y lo que se plantea hoy como una posible fuente de triunfo quizás no lo sea mañana. Sin embargo, no podemos olvidar esa frase inspiradora y optimista de Martin, porque ser bueno en algo también se logra con actitud.