¿Qué necesitas para vender por internet?

La pregunta del millón, para la que se ofrecen miles de respuestas que, al final, casi nunca parecen ser la definitiva.

Vender es un arte complicado. Vender en internet… no diremos que aún lo es más. Pero sí diremos que es “diferente”. El alcance que puedes tener, el funcionamiento psicológico del usuario web, las particularidades de tu sector, las de tu empresa, y el uso que hagas de las muchas herramientas del marketing online, definen un camino que siempre es único para cada web.

Por tanto, ¿qué necesitas para vender? Aumentar tus probabilidades. Y la fórmula que puede aumentarlas es ésta:

ESTRATEGIA + CONOCIMIENTOS + IMPLICACIÓN = CONVERSIÓN

Conversion

¡Calla y coge mi dinero!

La Estrategia

Cualquier iniciativa que tomes necesita un plan para poder ser exitosa. Cuánto más si se trata de invertir un dinero.

Por tanto, tu negocio en internet debe contar con un plan. Un plan estratégico general, y un plan de marketing. Una estrategia en la que:

  • Tengas claro el estado de tu negocio, y sus oportunidades de mercado
  • Calcules el dinero que puedes invertir en marketing online
  • Planifiques por etapas esa inversión según tu estado inicial
  • Te marques unos objetivos que tendrás que revisar.

Para poder llevar adelante una estrategia así, claro está, necesitas ayuda de especialistas, pero también estar al quite de las novedades que afectan a tu negocio, como nuevas directivas de la UE respecto al comercio electrónico, o la última actualización que haya lanzado Google (y que casi siempre acaba suponiendo un terremoto en internet).

Conversion

Bueno, a ver cómo le metemos mano a esto

Los Conocimientos

Pero todo esto es estéril sin los conocimientos necesarios. Y no quiero decir con esto que tengas que convertirte en un marketer: tú eres especialista en lo tuyo, y para lo que no sepas te buscas a otros especialistas.

Pero hay conocimientos que te resultarán muy útiles en tu día a día, bien para arreglar pequeños detalles para los que no necesitas a una empresa externa, o bien para controlar el trabajo que esa empresa esté haciendo para ti. O incluso para plantear mejor la estrategia de la que hablamos antes.

Por ejemplo, si buscar mejorar tu posicionamiento orgánico y contratas una campaña de SEO que te traiga visitas y clientes, te vendrá bien conocer los tiempos de espera en el SEO, para organizarte los gastos y tenerlo previsto.

En los últimos seis meses, hemos hablado de muchos otros pequeños temas aquí en el blog, temas que te han de resultar de utilidad, como:

La Implicación

conversion

No publicamos estos artículos para ir “rellenando” el blog. Queremos facilitarte la información que creemos te puede ser de interés para que soluciones problemas, y consigas aumentar así el rendimiento de tu web, o sea, más ventas.

Pero para ello es necesaria tu implicación. Sólo tú conoces al dedillo tu proyecto digital, tu negocio, y tus clientes. Y sólo tú puedes hacer ciertas cosas.

Por ejemplo, te hemos explicado las bases para una puesta a punto de SEO en tu web (que te permita arrancar con facilidad una campaña en Google), o hemos hablado de algo tan importante como una buena optimización web, algo en lo que es necesaria la colaboración entre el cliente y la empresa de marketing online.

Por no hablar de la detección del plagio, algo que sólo puedes realizar tú (aunque nosotros podemos ayudarte a resolverlo)

La Conversión

Todo para llegar a este objetivo. A la conversión. Ese momento en que el usuario se convence, hace clic, te da sus datos, y compra tu producto. Ese momento en el que ganas un cliente.

El momento por el que entraste en internet, en realidad.

Te hemos explicado cómo escribir las descripciones de tus productos para poder venderlos, y hemos hecho especial hincapié en diferenciar “característica” de “beneficio”.

También hemos hablado de cómo fusionar esto con la optimización SEO, escribiendo metadescripciones que te ayuden no solo a posicionar, sino a vender. O de cómo hacer una buena llamada a la acción.

Todo con un único objetivo: la conversión.

Y con este objetivo en mente, vamos a seguir después del verano. Ayudándote a plantear las mejores estrategias, informándote de novedades, explicándote pequeños trucos o consejos que te ayuden a manejarte en la red, y ayudándote a implicarte en busca de esa conversión.

conversion

ESE es el momento por el que pusiste a tu empresa en internet

¿Necesitas nuevos clientes? ¡Pues coge fuerzas y prepárate para un otoño caliente!