La mayor ventaja de internet como medio es que ha derribado las fronteras. Tus contenidos y tus productos (es decir, tu “negocio”) puede llegar a cualquier rincón del mundo en el que puedan estar interesados. Tu mercado es potencialmente global.

Eso no quiere decir que debas orientarte a un público global. Para muchas empresas, el nicho es local por necesidad: una empresa de mudanzas, de reparaciones, de catering, fiestas… incluso una empresa de distribución cuyo aparato logístico no pueda permitirse salir de nuestras fronteras. Existen mil ejemplos.

Sin embargo, puede que tu empresa tenga la posibilidad de abastecer a clientes extranjeros. Desde servicios online, a distribuidores de productos con un aparato logístico suficiente (o unos servicios de envío adecuados). En este caso, es absurdo renunciar a un mercado por no salir de tu zona de confort. Surge la necesidad de abrirse a otros países y otros idiomas. De crecer y expandirte.

Surge la necesidad, en definitiva, de traducir la web a otros idiomas, y posicionarse en sus respectivos rankings de Google.

 posicionamiento en varios idiomas

 En este artículo abordaremos algunas de las cuestiones principales sobre el posicionamiento en varios idiomas, y sus posibles soluciones: cuándo hacerlo, cómo hacerlo, y cómo lograr que Google nos tenga en cuenta en otros idiomas sin inconvenientes ni problemas.

El primer paso: ¿estás preparado para saltar?

Antes de liarte con las traducciones y los detalles técnicos de la web, tienes que hacerte algunas preguntas muy básicas a nivel de empresa. Esto puede parecer evidente, pero muchas veces, las cosas más evidentes son aquellas en las que no caemos… hasta que es demasiado tarde. Por lo tanto, si quieres expandir tu web a otros países e idiomas, debes mirarte al espejo y responder dos preguntas:

1)   ¿Puedes ofrecer una buena experiencia web en ese otro idioma? – Si has de tirar de Google Translator, mal vamos. No hay nada más descorazonador para un usuario que entrar en una web y leer frases absurdas o torpes hechas con un traductor automático. Has de poder generar una web totalmente pensada para ese otro idioma. Si por ejemplo quieres implementar una web en inglés, no basta con traducir los textos base, tienes que pensar en los botones, los menús, los pertinentes avisos legales, la política de privacidad, los eventuales mensajes…

Además, ya sabes que si quieres posicionar es necesario incorporar nuevos contenidos de manera regular. No vale con traducir la web y dejarla abandonada a su suerte, esperando a que compita en los rankings con la intervención del Espíritu Santo. ¿Estás listo para ofrecerlos?

posicionamiento en varios idiomas

Puedo hacer un montón de cosas increibles, pero posicionarte en Google NO es una de ellas

2)   ¿Puedes darle una correcta atención a esos usuarios? – Una vez hayas captado usuarios extranjeros, tendrás que relacionarte con ellos. Te escribirán y te harán preguntas, incluso podrían llamarte por teléfono, habrá problemas, impagos o reclamaciones… en definitiva, toda la atención pre y post-venta que haces normalmente con tus clientes de aquí. ¿Está preparada tu empresa para lidiar con ello?

Todas estas cuestiones pueden resumirse (y responderse) con una sola frase: debes dedicarle a tus páginas en otros idiomas el mismo esfuerzo que le dedicas a la página en español. Tanto si quieres posicionarla correctamente, como si quieres sacarle partido una vez empiecen a entrar clientes.

Aclarado este punto, es el momento de entrar en los aspectos técnicos.

Páginas web en otros idiomas: la indexación

Posicionarse en Google en varios idiomas puede ocasionar algunos problemas si no lo hacemos de manera cuidadosa. En el video que adjuntamos a continuación, Maile Ohye (Desarrolladora Jefe de Programas Tecnológicos de Google) explica los problemas principales que encuentran en los buscadores las páginas en diferentes idiomas, y las posibles soluciones:

Dado que el video está en inglés, vamos a resumir la información en castellano.

El objetivo es que Google indexe la url de tu página en la versión adecuada de su buscador: Google.com, Google.es, Google.co.uk, Google.it o el que se tercie, en función del idioma en el que vas a posicionar. Y según cómo sean esas url podemos encontrar problemas como

  • Que la url esté centrada en usuarios regionales o idiomáticos que dejen fuera de las SERP a otros que usen el mismo idioma. Por ejemplo, la siguiente url:

www.ejemplo.es/es-es/productos-superchulos

Esta etiqueta indica que se trata de español, y de España. ¿Qué ocurre entonces con los usuarios latinoamericanos? En inglés sucede lo mismo: la etiqueta “en-us” podría dejar fuera de las SERP la página destinada a los usuarios británicos (“en-gb”)

  • Que aparezcan dos url similares a la vez, confundiendo al usuario y perdiendo efectividad.
  • Que el buscador no se de cuenta de que existen variantes en otro idioma.

 

Esto es muy importante tenerlo presente: tener buenas posiciones en el buscador de un país NO implica tenerlas en el otro de manera automática. Tendrás que trabajar los posicionamientos por separado, cada uno con sus propias SERP y su propia competencia.

¿Cómo explicarle a Google que te estás expandiendo a otros idiomas?

Si vas a hacer una web en varios idiomas, tienes que “hablar” con Google y explicárselo. Y dado que no podréis hacerlo tomándoos un café, tendrás que utilizar las etiquetas HTML adecuadas.

En este caso, la etiqueta en cuestión es:

rel=”alternate” hreflang

Esta etiqueta es la que ayuda a Google a entender que lo que está viendo es una página o versión en otro idioma de tu web.

 

IMPORTANTE: Esta etiqueta no es una norma, sino una señal. Esto significa que Google puede decidir ignorarla si no lo ve claro, o la introduces incorrectamente. Es decir, que puedes experimentar sin consecuencias negativas. Si fuera una norma (como por ejemplo el contenido del archivo robots.txt) Google la tomaría tal cual.

 

¿Dónde puedes introducir esta etiqueta?

 

Veamos algunos ejemplos identificando una web en español. Existen tres opciones, para que elijas la que más te convenga.

1 – En la etiqueta de marcado on-page

<link rel=”alternate” hreflang=”es” href=”http://www.ejemplo.com/pagina-que-sea.html” />

2 – En la cabecera del HTTP

HTTP/1.1 200 OK

Content-type: text/html

Link: <http://www.ejemplo.com/>; rel=”alternate”; hreflang=”es”

Content-Lenght: 8734

(Resto de etiquetas de la cabecera HTTP)

3 – En el Sitemap, incluyendo las variantes de cada URL

<loc>http://www.ejemplo.com/spanish/</loc>

<xhtml:link

            rel=”alternate”

            hreflang=”es”

href=http://www.ejemplo.com/espanol/”/>

<xhtml:link

rel=”alternate”

hreflang=”en”

href=”http://www.ejemplo.com/english/”/>

<xhtml:link

rel=”alternate”

hreflang=”de”

href=”http://www.ejemplo.com/deutsch/”/>

Etc.

 

Lenguajes y regiones

Esta etiqueta permite incluso un mayor grado de precisión en el nicho que buscas, indicando no solo el idioma sino la región idiomática. Así, mientras

 

            hreflang=”es”

 

indica idioma español en general, escribir

 

            hreflang=”es-es”

 

indica español de España. Pero si desearas orientarte al lector mexicano, puedes escribir

 

            hreflang=”es-mx”

 

y si tu objetivo es el mercado argentino, sería

 

            hreflang=”es-ar”

 

El x-default

Existe otra alternativa para páginas que se autoredireccionan a un determinado idioma en función del origen de la búsqueda, que sirven contenido dinámico en función de la IP (poco recomendable, dado que puedes tener un usuario extranjero consultando desde IPs patrias y le obligas a leerte en tu idioma, y no en el suyo), o que permiten al usuario seleccionar el idioma (la mejor opción).

 

Esta opción consiste en cambiar la marca de idioma por “x-default”:

 

<link rel=”alternate” hreflang=”x-default” href=”http://www.ejemplo.com/”/>

Beneficios de utilizar la etiqueta “rel=”alternate” hreflang

Utilizando esta etiqueta en tu página obtienes bastantes beneficios. El primero de ellos y el más obvio: consigues una web más amigable para Google, indicándole en el HTML todos los detalles que necesita saber sobre esa página.

Además, si por ejemplo la incluyes en el Sitemap, le estarás ayudando a descubrir nuevas url que a lo mejor ni siquiera había indexado.

Esto significa que tienes un buen punto de partida para empezar el posicionamiento en el ranking extranjero que hayas elegido.

Y por último, y mirando al otro lado del espejo que son los resultados de Google, supone pensar en el usuario, que tendrá así la posibilidad de acceder directamente a tu web en el lenguaje adecuado, incluso en la variante idiomática adecuada. Puede parecerte una frivolidad o incluso una tontería, pero imagina que tienes una web de alquiler de vehículos. ¿En México hay “alquiler de coches” igual que en España? ¿O más bien hay “renta de autos”? Por tanto, ¿cómo llegarás a ambos mercados sin especificar correctamente? ¿Cómo obtendrías clientes en México hablando como en España? ¿A quién contratará antes una persona de México?

Expandirse y crecer es necesario, especialmente en un contexto como el actual, en el que el mercado interno no pasa por su mejor momento. Con esta pequeña herramienta, conseguirás hacer de Google un aliado, y no un obstáculo, para tu web multilingüe.