El SEO y los blogs

El SEO y los blogs

En el anterior artículo sobre buenas prácticas para mejorar el posicionamiento de un blog, repasamos algunas de las estrategias que facilitan el éxito en WordPress, Blogia, o cualquier otro proveedor. Sin embargo, la lista de buenas prácticas es larga: como en cualquier otra página web, como en cualquier empresa, y como en la vida misma, el éxito no se compone tanto de una o dos grandes decisiones, sino de un millar de pequeñas acciones. Así pues, vamos a profundizar más en los detalles que harán que tu blog sea fácil de encontrar.

  1. Incluye imágenes: Sobre el uso de las imágenes en los blogs ya hablamos en el artículo anterior, pero es necesario insistir en ellas porque muchos blogueros, poco acostumbrados al tratamiento de imágenes, optan por ignorarlas. Esto es un error, que tiene su origen en la idea de que un blog es “texto”. Y no lo es. Cada artículo de un blog debe considerarse como una unidad en sí mismo, y tanta atención debemos prestar a lo que escribimos, como a las fotos o ilustraciones con la que lo acompañamos. Piensa que las imágenes no sólo “aligeran” el texto igual que un subtítulo, y no sólo ayudan a posicionar utilizando las keywords en el texto alternativo de las mismas. El bloguero eficaz debe asegurarse de que la calidad de las imágenes escogidas sea mínimamente buena, y sobretodo, de que tienen relación con el texto (lo cual no siempre es tan evidente como parece, especialmente cuando llevas ya varias publicaciones). Una imagen evocadora, con un buen subtítulo, que no distraiga al lector sino que lo atrape en el texto, es del agrado de los visitantes, y te ayudará a fidelizarlos.
  2. Publica de forma regular: Aunque desde luego, una de las herramientas más eficaces para aumentar y fidelizar las visitas de tu blog es una actualización regular. Si bien, a nivel personal, puede ser complicada una actualización diaria, publicar una vez por semana debería ser casi una obligación si queremos que nuestra posición en Google vaya ascendiendo. No hacerlo, y demorar las actualizaciones un par de semanas, o tres, o más no sólo te hará perder posiciones, sino el interés de los lectores que ya habías ganado. A menos, claro, que ya estén suscritos a tu blog.
  3. Bloguear es muy vocacional, pero equivale a gritar entre la multitud. El SEO será tu altavoz.

    Bloguear es muy vocacional, pero equivale a gritar entre la multitud. El SEO será tu altavoz.

    Consigue suscriptores: Un suscriptor es un visitante al que le ha gustado el contenido de tu blog, y se ha inscrito, de alguna manera, para recibir automáticamente cada actualización que hagas. Tu misión, pues, es ponérselo fácil a las visitas para incitarlas a que se suscriban a tu blog. Existen muchas opciones diferentes: desde un Feed RSS hasta una suscripción por correo electrónico. La idea es que todas las opciones de suscripción posibles estén a la vista. Quizá el lugar idóneo es el final del artículo, pero sea donde sea, asegúrate de ofrecer la mayor cantidad de opciones, accesibles de la forma más fácil. Piensa que la idea es llegar a mucha gente: el que está acostumbrado a perderse en la RSS, y el que apenas se maneja mediante Google y un correo electrónico. Ambos cuentan igual.

  4. Instala los Plugins adecuados: Es absurdo disponer de herramientas y no utilizarlas. Un plugin es un pequeño módulo o complemento que se le añade a un blog para incorporarle elementos o herramientas de las que carece por sí mismo. Existen varios plugins centrados en el posicionamiento SEO de un blog. Indaga, busca el que sea compatible con tu proveedor, y utilízalos sin sonrojo. Para WordPress, que es uno de los proveedores más utilizados, el plugin favorito de los especialistas es el All in One SEO Pack. Sea éste u otro, su función principal es hacer tu blog un poco más amigable a los ojos de Google.
  5. Esmérate con los Anchor Text: Todos hemos oído hablar de la importancia de los enlaces, pero la misma pereza que a veces nos hace pasar de incluir imágenes, hace que cuando enlazamos a alguna otra web o a otras URL de nuestro blog, utilicemos como texto ancla el consabido “click aquí” o el “en este enlace encontrarás…”. Una buena práctica aquí es desterrar ese tipo de textos ancla y utilizar frases en las que se encuentren las keywords adecuadas, por ejemplo, “En esta web de venta de smartphones rebajados…”.
  6. Con las suscripciones creas un vínculo regular con tus lectores muy beneficioso para tu blog

    Con las suscripciones creas un vínculo regular con tus lectores muy beneficioso para tu blog

    Cuida la estructura de las URL y las categorías: Hay blogs por los que parece imposible moverse. Minimalistas, caóticos, despreocupados, sea por el motivo que sea, un blog no debería suponer un reto para el lector. Más bien debería ser una biblioteca bien ordenada donde las visitas puedan acceder a todo tu contenido con facilidad. Juega con las etiquetas, con la clasificación lateral. Asegúrate de que no hay callejones sin salida en las subpáginas, que no hay enlaces rotos. Y es buena idea aquí establecer una estructura de categorías que separe los contenidos en grandes bloques temáticos. El lector te lo agradecerá, y de paso conseguimos mejorar el posicionamiento, ya que una estructura limpia, Google la valora mucho.

  7. Administra los comentarios: Escribir en internet implica jugarse el tipo. No es lo mismo que salir en la tele, decir algo e irse sin mayores consecuencias. Puedes deshabilitar los comentarios de tu blog, pero a menos que seas una autoridad conocida que pueda permitirse el aislamiento, los comentarios son la sal del blog. Internet es bidireccional, y un blog debes plantearlo como un intercambio: tú dices, otros comentan lo que dices. De la administración de estos comentarios depende parte de tu éxito. Evidentemente, y como se dice mucho en la red, “don’t feed the troll”: hay comentaristas que sólo desean incordiar, insultar, y tocar las narices en general, es su particular concepto de ocio. Pues con su pan se lo coman: no entres en provocaciones, no discutas ni pierdas el tiempo, ni por supuesto te rebajes a su nivel. Pero con el resto de comentarios sí debes actuar: acepta las críticas, rebate con educación, comparte, rectifica. Y sobretodo…
  8. Relaciónate: De la misma forma que debes preocuparte de generar vínculos con tus comentaristas, debes asegurar la viralización de tu blog. Esto lo hará el SEO, lo harán tus comentaristas satisfechos, y por supuesto, lo harán las redes sociales. Hoy en día, un blog que quiera tener éxito, sencillamente no puede renunciar a incorporar los botones para compartir y valorar en Facebook, en Twitter, y en Google. Y si puedes incorporar más, hazlo. No pierdas ni una sola visita nueva porque no tenías el botón de una red social con posibles.
Contra más fluida sea la relación con tus lectores, más se correrá la voz de que existes.

Contra más fluida sea la relación con tus lectores, más se correrá la voz de que existes.

Y sobretodo, ten paciencia. Esto no es cosa de dos días, y es posible que necesites hacer pruebas. Quizá a nivel formal es blog es excelente pero los contenidos no han conseguido generar el interés deseado. O quizá sólo te falta el artículo puntual que se viralice de forma especial y te haga saltar un escalón en el volumen de tráfico.

Pero es que en los blogs, como en la vida, no sólo influyen mil factores, sino que hay que perseverar en ellos.

Insiste.

En un mundo en el que millones de personas viven interconectadas, tienes sitio seguro: sólo necesitas encontrarlo.