Muchas páginas web cuentan con un formulario de suscripción a newsletter. Cualquier proyecto necesita de una base de datos de clientes, y ésta es una de la fórmulas más prácticas de conseguir esos datos clave (como mínimo, nombre y email).

Para claro, uno no deja sus datos así como así. Y menos para que te envíen correos que puede que te interesen… o quizá no tanto.

Por eso es necesario crear algún tipo de gancho. Algún beneficio exclusivo para las personas que te dejen su correo. En este artículo te explicaremos algunas claves para que ese gancho que utilices sea efectivo.

Clave 1: Te sirve cualquier tipo de contenido

A la que navegues un poco verás que la gente utiliza de todo para atraer a los usuarios a dejar sus datos: documentos en PDF, ebooks, videos exclusivos… no hay un “modelo”: se trata de escoger aquel medio por el que mejor puedas ofrecerle al usuario ese contenido que has preparado para él/ella.

Y es que lo importante no es el medio, sino el valor intrínseco del contenido.

Clave 2: Lo importante es el valor

Tu web trata sobre unos productos o servicios concretos, dentro de un sector concreto, y van destinados a un público concreto. Y esta última parte es la que más acostumbra a fallar. Porque confundimos nuestros intereses con los de nuestro público, ofreciendo contenidos de menos valor subjetivo.

Añade valor para tus usuarios

 

Lo veremos mejor con un ejemplo real.

Se trataba de un joyero con una tienda online, que ofrecía como obsequio a los suscriptores un ebook que había escrito, sobre el arte y la historia del diseño de joyería. Era un buen contenido, bien escrito, que sin embargo no acababa de funcionar, las suscripciones eran bajas comparándolas con su volumen de tráfico.

Este contenido versaba sobre diseño de joyas, lo cual respondía a su producto y a su sector. Sin embargo, no respondía a su público. Entre su público seguramente había clientes interesados en los entresijos del diseño de joyas, claro que sí. Pero en general, la gente que compra joyas está interesada en que esas joyas sean bonitas y queden de maravilla cuando se las pongan. No les importa tanto la forma en que se crean, como lo bien que les quedarán puestas.

Un contenido más adecuado en este sentido era algo relacionado con el estilo, alguna guía útil para combinar piezas, o elegir colgantes.

Es decir, algo de valor para el público, alqo que les resulte útil de alguna manera y que justifique que te dejen algo tan valioso como es su correo electrónico.

Clave 3: Guía al usuario en su descarga

La descarga o visualización de tu contenido exclusivo nunca es automática, siempre hay algún tipo de paso intermedio: ocurre tras la confirmación de la suscripción, o hay que descargar manualmente desde un link, o te envían a una página privada con el videotutorial o el contenido que sea…

En cualquier caso, pónselo fácil. No des por hecho que “ya sabe como va”, porque si no lo sabe te lo dejas por el camino, y mosqueado.

Deja unas instrucciones claras y meridianas para que el usuario pueda recibir su contenido exclusivo.

Clave 4: Comprueba, comprueba, comprueba

comprueba todo 1

Las cosas fallan. Y las cosas que conllevan varios pasos intermedios, todavía más, porque se multiplican las oportunidades de que algo salga mal.

Así que antes de ofrecerlo al público comprueba que funciona correctamente. Haz tú mismo todo el proceso y pide a otras personas que lo hagan también.

Clave 5: Empaquétalo bien

Ahora se trata de que la gente se suscriba y lo descargue, y para eso primero tienen que verlo. Así que asegúrate de que el formulario de suscripción esté bien visible, y cuente con los mensajes adecuados para incitar a la descarga.

Vamos, que lo empaquetes bien: descárgate este utilísimo ebook con el que todos tus problemas se resolverán, déjanos tu correo y accede en exclusiva a este videotutorial gratuito con el que blablablá, con nuestra Guía Indispensable de Moda y Estilo nunca más saldrás de casa sin lucir un estilo impecable…

En fin, ya ves por dónde voy.

Ah, y utiliza señales llamativas. Ojo con los colores chillones, que rompen muchas estéticas, pero la idea es que sea llamativo al primer vistazo.

Clave 6: Cuidado con los pop-ups

Uno de los “paquetes” mas usuales es la ventana pop-up. Esas ventanitas que aparecen de pronto ofreciéndote algo. Bueno, pues son muy irritantes. Sobre todo cuando todavía no conoces esa web, y antes de poder si quiera ojearla ya te están agobiando pidiéndote que les des su correo.

Si quieres utilizar pop-ups, hoy existen alternativas mucho más sofisticadas que lo hacen aparecer en la esquina inferior derecha (inevitablemente visible, pero no tan agresivo), o que al menos se dan un tiempo a saltar, cuando se considera que el usuario ya ha estado un tiempo en la web y, si se ha quedado, es porque le ha interesado.

 

Espero que estos consejos te hayan sido de utilidad. Y si tienes que realizar algún cambio… ¡empieza cuanto antes! Tu lista de suscriptores es una de tus herramientas comerciales más valiosas.