¿Tienes una web en la que vendes productos y quieres que tus usuarios hagan más compras? La diferencia entre comprar y no comprar radica muchas veces en los detalles que a veces ignoramos, por lo que a continuación te vamos a ofrecer una serie de consejos que ayudarán a empujar un poco las ventas de tu página web.

Consejo #1: Información clara, precios diferenciados: A ser posible, usa tablas de precios. Ayuda a que el cliente diferencie entre distintas opciones y se decida por la que más le guste. Por supuesto, tendrás que centrarte en los beneficios y enfatizar las diferencias que diferencien al producto de los demás.

Consejo #2: Confianza del cliente: Cada vez se producen más transacciones online, pero la desconfianza entre los usuarios persiste, sobre todo si es la primera vez que se va a comprar en una página. Por ello, adecua tu sitio web haciendo mención al uso de certificados que aseguren la protección de las transacciones y la información de las tarjetas de crédito, etc. Le dará más confianza al usuario a la hora de confirmar su compra.

Consejo #3: Valoración de los usuarios: Pon métodos con los cuáles los clientes pedan valorar los productos. Por ejemplo, métodos de estrellas, puntuaciones de 1 a 10, comentarios…

Consejo #4: La imagen (en movimiento) vende: Si puedes introducir un vídeo en el que se muestre las características de tu producto en acción, mejor que mejor.

Consejo #5: Más imágenes (en este caso fijas): Cada usuario es un mundo, unos se conforman con ver una imagen general del producto, otros en cambio quieren ver hasta el último detalle, con el producto visto desde arriba, abajo y cualquier posición que pueda parecer interesante. Por ello, no pasará nada porque añadas más imágenes de tu producto, este tipo de usuarios te lo agradecerán.

Consejo #6: Alternativas: Muestra al cliente distintas alternativas al producto sobre el que se esté fijando. Por ejemplo, si está viendo un televisor, dedica un espacio en el que se muestren como alternativos otros televisores con características parecidas a las que está ojeando el usuario.

Consejo #7: Incluye contenido al producto: El cliente no solo se conforma con que el producto le entre por el ojo. También es necesario redactar contenidos, describiendo el producto, enumerando sus ventajas, etc

Consejo #8: La velocidad de carga: Optimiza la página para que cargue rápido. Los usuarios toman rápidamente su decisión, por lo que si una página tarda en cargar un producto, el cliente perderá interés e irá a fijarse en otras páginas. Su tiempo es oro también.

Consejo #9: No hagas muchos llamamientos a la compra: Este exceso e insistencia suele echar atrás a muchos usuarios.

Consejo #10: El efecto embudo: Internet funciona como un embudo. Valga este ejemplo, de 100 personas que entran a tu sitio, 50 continuan a la página de productos, de ellas 20 deciden comprar y finalmente sólo 10 confirman la compra. Por tanto, si para finalizar la compra haces que los clientes tengan que avanzar sobre muchas páginas, puede que finalmente “se pierdan” por el camino.